miércoles, 22 de julio de 2009

Aquel graffiti


Aquel graffiti en la pared de la vieja fábrica le traía recuerdos…
Tantos, que le era imposible pasar por los aledaños del lugar y, no desviar sus pasos hacia el muro que, después de tantos años, aún mostraba los colores de su improvisada declaración de amor juvenil.
Una y otra vez se veía a sí mismo tomando de la mano a Clara y mostrándole henchido por igual, de orgullo y amor, su obra: la palabra “Amor”, pintada con vistosos colores azules y letras al más puro estilo del graffiti…
En aquel momento mágico y eterno, pues parecía que perduraría por siempre, la chica se volvió, y con lágrimas en los ojos, le dijo:
-“Yo también te amo”.
Y se fundieron en un torpe beso que no por poco experimentado, resultó menos hermoso…
Hoy, todo aquello había acabado. Ella tenía su propia familia, él estaba a punto de casarse, pero lo que quedó plasmado de forma tan bella en aquel muro, y a la par en los dos corazones, seguía vivo. Su amor,  transformado en amistad, continuaba brillando en aquella pared, recordando a todo el que quisiera entenderlo, que hay momentos en la vida, que por haber sido “pintados” tan a conciencia en las paredes de nuestro corazón, el tiempo nunca podrá borrar …


(Imagen tomada de la Red, no llevaba autor)

33 comentarios:

Anónimo dijo...

vaya que si...........!!!!!!!!!
casi casi me haces llorar, que tengo la vena sentimentalilla esta tarde.........
Angie

Amig@mi@ dijo...

Pues llora,llora, que las lágrimas lavan los ojos y brillan más.
Un besote Angie

Adolfo Payés dijo...

WOW el tiempo nunca podrá borrar.. nunca..

excelente.
que bello sentimiento siento al leerte..


Saludos fraternos con cariño
un abrazo

Amig@mi@ dijo...

De nuevo 1000 gracias Adolfo,
Son reflexiones en voz alta ;)
Un abrazo desde la distancia.

Tchi dijo...

El amor no tiene medida, pase lo que pase.

Besos.

Amig@mi@ dijo...

Precioso tu regalo amiga ;)
Un abrazo

Alatriste dijo...

Me emocionaste. Posiblemente sea lo más bonito que haya desgranado nunca en tu blog. Me encantó, me gustó, me maravilló. En fin, estoy entusiasmado. ¡Qué bonito, niña! Ojalá ocurriera así en la realidad y el amor diera paso a la amistad cuando las relaciones no dan para más. Desgraciadamente, no es así. Un beso y gracias por las felicitaciones de boda, aunque no fueran para mí. Cuídate.

Cornelivs dijo...

Muy bonito.

Besos...!

Vivian dijo...

¡Qué bonito Mon!
Pienso que la mayoría de los graffitis quedan sometidos a cargar la pena de otros. Ningún amor es eterno, y cuando lo es vive en una de las partes, nunca en las dos. Me gusta muchísimo esa imagen, tiene unos colores especiales. Raras veces ves un graffiti bonito, la mayoría son desvaríos artísticos de jóvenes soñadores. (Hoy estoy tannn positiva que me asombro, creo que en verdad no me vas a admitir en tus tertulias jajaja)
Un beso grande…
Nos vemos, cuando nos veamos.

almacatamarcana dijo...

un bello beso a la vida
uno para vos

Amig@mi@ dijo...

Ay Capitán,
después de las gracias, que hay que darlas, te envío un gran abrazo, que sabes espero poderte dar algún día en persona... los puntos suspensivos es que algo quedó por decir.
lo dicho
un abrazo
--------
Cornelivs,
¡gracias!

Amig@mi@ dijo...

Vivian,
Vi un graffiti en el que ponía LOVE, el otro día y ya sabes, Nora se puso en marcha, aunque yo no pude escocharla hasta hoy ( sabes que ayer estaba "perra"), de todos modos ella tenía las ideas claras y yo me dejé llevar al dar los pasos.
Acaba de nacer algo de nuevo ;))
jaja
Besos
---------
almacatamarcana,
gracias por tu visita y tus palabras.
Un abrazo

Ligia dijo...

Hay momentos en la vida que, aunque no estén "pintados" en ninguna pared, nunca se olvidan. Abrazos

Balovega dijo...

Hola, que bella palabras llenas de sentimiento. El amor cuando es verdadero perdura en el tiempo.

Realmente precioso niña.. un besote grandote.

RAMPY dijo...

Te voy a contar un pequeño secreto, que no sé si conocerás. Si lo conoces, refresco tu memoria, y sino pues ya sabes algo más.
En Málaga existe una chimenea llamada la "MÓNICA" ( La gente que conoce Málaga sabe a cuál me refiero)
Esta chimenea es un resquicio de una antigua fábrica construída allá por los años 20 del siglo pasado. La fábrica se derrumbó y sólo quedó esta chimenea como testigo de que esa fábrica existió.
La razón por la cual se llama Mónica es porque hace ya algunos años, un novio que se había peleado con la novia y para hacer una demostración de "no sé cómo llamarlo", se colgó en lo alto de la chimenea, y puso el nombre de su novia a modo de "detalle".
Durante mucho tiempo el nombre permaneció intacto, hasta que, hace poco, arreglaron y limpiaron la chimenea para darle el aspecto que presenta en la actualidad.
Algunos lo llaman demostración de amor, y otros de locura.
Según cuentan, el chaval, necesitó cuatro horas, en compañía de otra persona que era la que le sostenía el bote de pintura con que pintaba, ya que él sólo sostenía la brocha
Un beso
Rampy

Amig@mi@ dijo...

Ligia,
desde mi punto de vista es mejor asegurar las cosas del modo que sea, incluido el graffiti.
Pero admito que hay cosas que se graban directamente en el corazón ;)

besos
--------

Balovega...
Y quien esté libre de pecado, quien no tenga un poema, un dibujo o cualquier detalle de ese tipo, que tire la primera piedra.
Besos

Amig@mi@ dijo...

Rampy,
no lo conocía, es preciosooooooo
tanto que investigaré y quizás cuente por aquí.
Esas historias me pierden.
Un besote y gracias de nuevo ;)

amelche dijo...

Hoy lo has bordado. Bienvenida de nuevo.

Cristinaa dijo...

Qué bonitoo!!
Genial, como siempre =D
Un besazo

Carlos dijo...

Escogí buen momento para volver a tu blog Montse.

Hermosísima reflexión. En todo corazón hay grafitis indelebles que nadie puede borrar y que forman parte de nosotros mismos, de lo que somos y de cómo sentimos, para bien o para mal.

Un beso grande, grande. ;-)

Darilea dijo...

Que bonito Montse, es verdad que hay huellas que ni el tiempo, ni nada ni nadie borra de nuestra mente ni de nuestro corazón.
Y lo mejor de todo es ese espacio algodonado en el que la guardamos en el recuerdo.
Besitos :-)
No encontré la película. :-(

alma máter dijo...

Precioso Montse. Ha sido una gozada leerte.

Un beso (no he recibido el mail que me dijiste...)

Celia dijo...

Hola Amiga. Estás llena de razón.
Muchas veces esas pintadas perduran más allá de los muros y del tiempo.
Un abrazo desde el Norte.

Luis y Mª Jesús dijo...

Me encanta tu relato, aunque te confieso que soy de cuando empieza de nuevo borra toda huella, aunque me parece que esta vez habrá que seguir porque ya no se trata de huellas sino de cráteres.
Muchos besos

Amig@mi@ dijo...

Amelche,
Cristina,
Gracias, no pude contestar antes, pero ¡gracias!
--------
Carlos,
Te echaba de menos ;)
Besos

Amig@mi@ dijo...

Darilea,
No sé en donde quedarán guardados los recuerdos, pero lo que sí se es que los hay que aparecen de golpe cuando ya no contabamos con ellos, ylos hay que tenemos presente cada día...
Besos
--------
Alma,
Después de volver de Cadiz tuve que irme a Madrid ( asuntos de enfermedades familiares), no sé si lo mandé o no. Amiga, llevo un verano de NO PARAR. Espero poder frenar el ritmo ahora y centrarme.
Un besote

Amig@mi@ dijo...

Celia,
te devuelvo el abrazo ahora desde Madrid. como digo un poco más arriba, espero poder frenar el ritmo durante el resto del verano.
Esto es un NO PARAR.
besos
--------
M Jesús
Ay amiga, si las huellas fueron cicatrices mejor intentar borrarlas, pero si fueron graffiti, mejor seguir admirando sus colores ;)
Besos

A.M.Garrido dijo...

Muy bonita la historia, pero algo triste… A mí me pasó hace años algo parecido, cuando pintaba graffitis… Estaba muy pillado por una muchacha, habíamos estado varios meses tonteando, pero un día se fue de viaje a Mallorca y estuvimos un mes sin vernos, ahí me di cuenta de todo el cariño que le tenía.
Así que decidí darle una sorpresa: pintarle un graffiti para que algún día, paseando, nos parásemos frente a él y le dijese todo lo que me gustaba en realidad. Pinté el graffiti, un rostro vacío con una melena negra alborotada por el viento, un corazón algo amorfo con sus arterias y todo, y unas letras de graffitero novato donde podía leerse “Cris”.
Pinté el graffiti, pero en cuanto vino de Mallorca me dejó, y nunca llegó a saber nada de esa sorpresa.
Hoy, quien pasee por el camino de tierra que hay junto a la rambla, frente al Erosky, podrá ver una pintada solitaria de una muchacha sin cara y con el pelo agitado por el viento, el viento del olvido.
Besos y perdón por estar tanto tiempo sin visitarte!!

Amig@mi@ dijo...

Alexs, no veo la tristeza por ningún lado, es más, es una entrada de lo más alegre, un sentimiento que pervive aún con el paso del tiempo y los cambios de la vida por el simple hecho de haber sido plasmado en una pared...
tendría con tu comentario para cientos de líneas, pero prefiero mandarte un email y de la única forma que hoy puedo "hablar un rato contigo"
Besos

Anónimo dijo...

Precioso, sencillo y tierno, una pequeña perla escondida en la rutina. Gracias!

Amig@mi@ dijo...

Gracias por tus palabras, anónimo.
Hacía tanto tiempo de esta entrada que no la recordaba.
Un abrazo

shana nutse dijo...

HEHE Nunca Pense Qe Despues De Tanto Tiempo Mi Grafo Terminaria Aqui Este Fue El Mejjor

Amig@mi@ dijo...

Shana,
¿Es tuyo?????
Lo tomé prestado. Me inspiró ya viste de qué manera.
Gracias por prestármelo.
Un abrazo