jueves, 25 de noviembre de 2010

Ese infierno...


Atrás quedaron la ilusión del mañana y su alegría de ayer.
Hoy sólo la tristeza y la impotencia habitan en ella.
No habla, intenta pasar desapercibida. Le gustaría fundirse con las paredes, o desaparecer como el humo de la hornilla, pero él siempre la ve, siempre la encuentra…
Al caer la tarde el miedo y la desesperación hacen mella en ella, llora en silencio, pero no se queja.
- No sabe lo que hace - Dice para sí, intentando regalarle una excusa que obviamente no tiene.
- Le pondré la cena, le ayudaré a acostarse y puede que si ha bebido lo suficiente, caiga rendido y no me pegue.
Y caerá la noche en una triste jornada más, de su dolorosa vida.
Cada mañana cuando él se va ella respira; cada noche cuando vuelve, muere lentamente…


33 comentarios:

  1. Triste y real, Amiga. Las situaciones así de duras parece que son muchas. Luchemos para que todo el mundo despierte.
    Un beso, amiguina

    ResponderEliminar
  2. Celia, entraste casi antes de terminar. Estoy contigo.
    Esto tiene que acabar.
    Otro beso para tí.

    ResponderEliminar
  3. Me uno a ti Amiga!
    angie

    ResponderEliminar
  4. Qué fuerte, Montse... cada mañana cuando él se va ella respira, y cada noche muere lentamente.

    En este día y en todos los días del año unámonos contra la violencia de género.

    ¡¡¡¡¡BASTA YA!!!!!


    ¡¡¡¡NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO!!!!


    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. No tengo nada que añadir... pero sigo pensando que toda medida ahora mismo es insuficiente. Más con la lenta justicia que hay aquí...
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Angie,
    ¿Cómo te va?
    Un abrazo
    -----
    María ,
    Es tan increíble que una y otra vez se oígan noticias de esta índole...
    ¿Hasta cuando?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Cristina, es cierto. Un alejamiento no es suficiente. La mayoría de las veces reinciden. Hay que endurecer las penas.
    Un besote

    ResponderEliminar
  8. Te digo lo mismo que a Lola, otra compañera bloguera:
    Me uno a este manifiesto.
    ¡Basta ya!

    ResponderEliminar
  9. Mercedes,
    uno a uno y pronto seremos muchos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Lo cuentas de una manera que se llega a sentir como si fuera ella...
    BesOte

    ResponderEliminar
  11. Oteaba,
    Gracias amiga y, me alegro de tenerte por aquí de nuevo
    Otro besote para tí.

    ResponderEliminar
  12. Me uno a la cadena contra la violencia y el maltrato, por una vida mejor.
    un placer pasar a leerte.
    que tengas una feliz semana
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. En verdad estoy consternado tu relato me ha dejado sin palabras ¿es que se puede vivir así? y en todo caso ¿por qué lo hacen? NO hay caso esto tiene que acabar. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  14. Mil gracias Ricardo.
    Cada vez somos más y en la unión reside la fuerza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Drac,
    eso es la cuestión.
    ¿Hasta cuando vamos a seguir así?
    Hasta que las leyes no se endurezcan y la humanidad se dé cuenta del problema que supone esta clase de conducta
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Es un drama demasiado actual, lamentablemente. Aterrador. Y un ámbito en el que tenemos que ser más prójimo que nunca, que ya está bien.

    Cuando has tenido cerca la mirada de una mujer maltratada, ya no la olvidas jamás.

    Un abrazo Montse.

    ResponderEliminar
  17. Por suerte Ana, nunca tuve ninguna cerca, que yo supiera, puesto que existe otra clase de maltrato, el psicológico que pasa desarpecibido la mayor parte de las veces.
    Demasiadas formas y en demasiados ámbitos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Me da asco. Me parece una de las conductas más repugnantes abusar de la pura fuerza bruta de quien sabes más débil. Y más en la intimidad del domicilio. Cobardes.

    ResponderEliminar
  19. Carlos,
    Comprendo tus sentimientos, pero eché de menos un "hola" y un "adíos".
    jaja.<Bromas aparte, no se tendría que celebrar el "día contra", sino la humanidad contra la violencia de género...
    Hay tantas clases de violencia como situaciones. MIra los talibanes... ¿Su actitud hacia la mujer no es violenta?
    Y el acoso en el trabajo, y el maltrato psicológico...
    En fin, mi relato lo resume todo.

    Cada mañana respira, cada noche muere lentamente.

    Un abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
  20. los golpes duros nos haces que vivamos los felices con más feliciad!!

    AnimO!!! Bes!!

    ResponderEliminar
  21. Respondiendo a tu comentario, te animo a que mezcles lo maximo posible todo lo que tengas! salen cosas muy buenas!

    ResponderEliminar
  22. Gracias Blend,
    Ahora lo hago y te cuento como me fue.
    Gracias
    ;)

    ResponderEliminar
  23. Hola, bello blog, preciosas entradas, te encontré en un blog común, si te usta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    muchas gracias, buena tarde de viernes, besos.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Don Vito,
    Pasaré por allí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  25. Mientras no se impongan penas más severas, seguiremos siendo testigos de esta lacra social; pero no seamos mudos ni ciegos ante el maltrato... ¡denunciemos porque podemos salvar vidas! y no es ningún eslogan publicitario.

    Aplaudo tu sensibilidad Montse

    abrazos de fin de semana :)

    ResponderEliminar
  26. Gracias Mariluz,
    la verdad es que entre las pocas cosas que podemos hacer, la más sencilla es la denuncia.
    Pero en esos casos lo normal es estar aterrado...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Nadie puede imaginarse lo que los hijos pueden sufrir y padecer ante esta situación, se siente verdadero pánico y no se que es peor lo físico o lo psicológico...todo te deja huella...demasiada...

    ResponderEliminar
  28. Uffffffff, tremendo.
    BASTA YA! Me uno.
    Beso para ti.

    ResponderEliminar
  29. Hoy, querida amiga, no tengo palabras, ha sido agotador el día, busco refugio, donde olvidar.
    Esto es muy serio, demasiado, para sintetizar nada.
    Un saludo de buenas noches.

    Pd: Por favor, si puedes, lee a Juana Corsina y nos cuentas.
    ;)

    ResponderEliminar
  30. Carla, las casualidades de la vida hicieron que ayer me enterara de que unos amigos se están separando...
    Mal.
    Tienen un sólo hijo que es el que más pena me da.
    Es cierto, a la pena del maltrato a la mujer, se le debería añadir un agravante por lo que sufren los hijos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Steki,
    Gracias,
    Un abrazo
    -------
    Rlfox,
    descansa, aunque ya es mediodía.
    Voy para allá...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Lo siento Montse. Me encendí al leer tu entrada. Desgraciadamente he conocido algunos casos de malos tratos y tengo una visión muy sesgada en este tema.

    Un beso. ;-)

    PD. Te mando un mail con un regalito para compensar...

    ResponderEliminar
  33. Carlos,
    Gracias, te mandé otro Email...
    Besos

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias