domingo, 17 de abril de 2011

Un pueblo es...

Apagado el tumulto y calladas las voces, la noche caía.
El pueblo vacío es ya vago recuerdo del trajín del día.
Las calles repletas de viandantes y de vida, ahora descansan silenciosas, dormitan vacías.
Tras los cristales titilan las luces, y en las calles, las farolas, con el frío tiritan
La sopa en las mesas, ahora se enfría.
En la chimenea que escupe humo al cielo, los leños arden.
Cada día, vida; cada noche, misma rutina…

38 comentarios:

  1. Buena definición de un pueblo con tus bellos versos. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Jaja, Ligia, entraste sin haber terminado de publicar. No sé como lo hiciste, amiga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Perfecta definición del ajetreo diario y la monótona noche.

    ResponderEliminar
  4. Precisosa imagen para tan bello texto.
    Me encanta la sensación de soledad de la calle vacía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. hoé... por un momento me sonó la voz de María Ostiz cantando "Un pueblo es, un pueblo es, un pueblos es abrir una ventana en la mañana y respirar..."

    La fotografía es preciosa y acompaña perfectamente a tus versos, tan intimistas querida Montse :)

    dos abrazos y dos besos

    ResponderEliminar
  6. Tracy,
    Me alegra el que te guste.
    Un abrazo
    -------
    Oteaba,
    A mí también. Es lo que me atrajo de la imagen cuando la encontré.
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Mariluz,
    mil gracias por tus palabras y por el enlace. Hacía siglos que no escuchaba esa canción, una de las primeras que aprendí con la guitarra. Uff, qué recuerdos!!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Un pueblo, en si, es un universo propio.


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. bueno en algunos pueblecillos de España lo que describes pasa de día y de noche.........cada vez están mas vacíos.......
    angie

    ResponderEliminar
  10. Antonio,
    Yo también lo creo.
    Un abrazo
    --------
    Angie,
    es una pena. Perderemos algo muy bello si perdemos la vida de los pueblos.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Deleitarme con tus escritos.. es un gusto inmenso..
    Después de un tiempo ausente, de nuevo por tu espacio..

    Un abrazo.
    Saludos fraternos...

    ResponderEliminar
  12. Bienvenido de nuevo, Adolfo.
    Gracias por tus amables palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. mi querida amiga, no podemos ser presas de la rutina.
    Un placer leerte y saludarte

    ResponderEliminar
  14. Mágicas palabras que me producen escalofríos agradables por la nostalgia que me hacen sentir imágenes que me resultan familiares y entrañables.

    Un fraternal saludo de un sureño del Estado español, andaluz de cuna y residencia, así como andalucista de sentimiento.

    ResponderEliminar
  15. Santiago,
    Pero a veces es inevitable. Lo digo por experiencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Wundemar
    Ante todo bienvenido.
    Desde una castellana afincada y adoptada por este sur tan nuestro, te envío otro saludo.
    Gracias por tu visita, que devolveré en breve.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Ya solo la imagen, me produce sentimientos de bienestar. Que unida a un texto como siempre bello,completa esa sensación. Besos

    ResponderEliminar
  18. Gracias Pilar, bienvenida de nuevo. Me alegro de tu vuelta. Qué pases una Feliz Semana Santa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Ojalá siempre fuera de noche... para poder estar solos y pasar porla vida más invisibles...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Piel,
    Bienvenida.
    Siento un ligero toque de amargura en tus palabras.
    A mí la noche también me gusta pero...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Hola Montse...mágicas palabras, mágica imagen...estos momentos nocturnos me gusta saborearlos, se perciben todos los sonidos y la vida de los más diminutos que durante el día quedan apagados por el ensordecedor ruido que todos producimos sin importarnos los decibelios que a diario soportamos...
    Como siempre magnífica!!!
    Un besazoooooo

    ResponderEliminar
  22. Anakonda,
    Y el murmullo de las hojas mecidas por el viento, o el de las gotas de lluvia al golpear los tejados...
    Sí es cierto. Todo se deja sentir mejor en el silencio de la noche.
    Gracias
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Un día vi un pueblo muerto en Huesca. Vacío. Los pueblos también se mueren :( y dan un miedo... en fin... me gustan los pueblos, pero me gusta donde vivo. Es ciudad, Jerez, no es pueblo, pero la gente es como de pueblo y tampoco es un Sevilla o un Madrid.
    De todas formas, si la gente de la ciudad huye a los pueblos en vacaciones, por algo será.
    Y hablando de vacaciones, si las tienes, a pasarlo bien :)

    ResponderEliminar
  24. Alfonso,
    me recordaste...
    Cuando era niña siempre iba de vacaciones a un pueblecito con menos de 500 habitantes en invierno, pero que en verano superaba los 2000. Imagina el contraste.
    Era una experiencia muy bonita.
    No, no salgo de casa en Semana Santa, salgo la semana siguiente.
    Un abrazo y que disfrutes la Semana Santa en Jerez

    ResponderEliminar
  25. Montse,
    me hiciste recordar un pueblo al que iba de pequeña en el que en invierno no había nada. En verano venían los veraneantes y se veía algo de ambiente, pero en invierno nada.
    Es dura esa vida ¿Verdad?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Teresa,
    imagino que eres tú. YO también solía veranear en un lugar como ese. La verdad es que el invierno era deprimente. Casa, casa y más casa. El verano ya era otra cosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Me encanta...relaja...te imaginas la mesa con la cena, el fuego, la sopa...el fín del día y el descanso ganado...mmmmmmmmmm...me gusta.
    Como verás sigo vaga con el blog, pero de vez en cuando me desengraso...jajajaj...besitos. :)

    ResponderEliminar
  28. CArla, me alegro de que te guste, y sobre todo de tu vuelta. jaja
    Vagaaaa!!
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Hola.. buenas noches

    Da gusto leerte e imaginar la llegada a casa con la chimenea encendida y el calor del hogar.. que belleza

    Un abrazo de bella semana

    ResponderEliminar
  30. Pues me refugio en tu rincón porque por esas calles vacías me ha parecido sentir el aire de la nostalgia.

    Un abrazo

    PD Tus demons (que no renos) ya están en el Museo.
    Gracias :)

    http://albumdiablo.blogspot.com/2011/04/museo-del-diablo-vitrina-36.html

    ResponderEliminar
  31. Balo,
    mil gracias por tus palabras. Como siempre, tú de noche, yo de día...
    Jaja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Juanra,
    de vez en cuando una dosis de nostalgia es buena. Me alegro de que al final sean Demons, y no Renos.
    Recuerdo como discutíamos en casa...
    Un besote

    ResponderEliminar
  33. Salgo a la noche, paseo sus calles vacías plagadas de recuerdos, de vivencias, siento mis pasos en el empedrado, miro a la luna que me mira y disfruto de los silencios, disfruto de la brisa, y miro a una ventana, ya sin luz, donde habita una persona amada.

    Precioso blog

    ResponderEliminar
  34. Saudades,
    Gracias.
    Precioso comentario... Tan nostálgico como el post.

    Gracias por tu visita que te devuelvo en cuanto pueda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Me complazco de la ciudad muerta cuando todos andan radiantes en otros lares, lejos de las calles, que cultivo una y otra vez, sin cruces de congéneres que alteren mi reflexión.

    ResponderEliminar
  36. Todo tiene sus pros y sus contras, amigo Tronken. Es ley de vida.
    A mí me gusta la soledad, pero no la impuesta, sino la elegida...

    ResponderEliminar
  37. Me gusta la noche pero no la de los últimos años tan fría y deshumanizada. Añoro el silencio con un fondo de conversación pausada, un taconeo sin prisa de aquellos que se comen la noche para llenar el día, así era mi ciudad no hace tanto.
    Preciso y precioso la descripción.
    Bks de A.Dulac

    ResponderEliminar
  38. A. Dulac,
    A mí como digo, me gusta la soledad pero elegida, me gusta el silencio, que no hiera, sino que acompañe pensamientos, y me gusta el ambiente a pueblo en invierno, por lo entrañable.
    Un abrazo grandote

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias