miércoles, 19 de septiembre de 2012

Un último destello


…Y he sentido envidia.

Atardece. Mi mirada en el horizonte. Un mar sereno, azul intenso y profundo, que acaba allá donde comienza el cielo, se extiende ante mis ojos. Unas cuantas nubes sonrojadas por los últimos guiños de ese sol que ya se retira, llaman mi atención. Las nubecillas han dejado un pequeño hueco y un avispado rayo juguetón ha logrado colarse por él, para ir a caer justo sobre un solitario y ya cansado velero que vuelve a puerto. El blanco de la vela parece brillar sobre el mar que comienza a perder su tono. Imagino a los ocupantes de la nave, su sorpresa al recibir la visita de ese rayo tardío, inesperado y que no había sido invitado.
Y he sentido envidia…


Lo siento, no llevaba cámara.


38 comentarios:

  1. Hola Montse.

    Desde hace unos meses y debido a circunstancias personales, no dispongo de tiempo para visitaros con la asiduidad de antes, por ello, y dado que fuisteis y seguís siendo mis amigos de la red, este fin de semana –será el de mi cumpleaños– a quien lo desee, quiero entregarle un regalo especial.
    Lo he dejado en mi blog. No se trata de un premio y creo que para un buen lector, es algo más… O eso espero y deseo.

    Hasta siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Montse.
    Bellísima meditación, mientras contemplas el mar.
    Recibe un beso desde Valencia, Montserrat LL.

    ResponderEliminar
  3. Montse esos momentos de calma, de sosiego a veces no se pueden explicar con palabras, se quedan cortas ante la paz que nos dejan.

    Me voy con mi nube a vivir lo que has vivido.

    Un beso marinero

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué pena! pero y lo bien que lo expresas? Casi que ni te hace falta la cámara. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Hemos coincidido en tema en nuestros blogs. Tengo la suerte como tú de tener el mar al ladito. Qué delicia.

    ResponderEliminar
  6. No tenías cámara? Con tus palabras no es necesario !
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La invención de la vela triangular permitió avanzar contra el viento. La del motor auxiliar... con o sin viento.

    ResponderEliminar
  8. Jose´, lo he recibido por Email. Muchas gracias, ni que decir tiene que me aprovecharé de tu regalo.
    Un abrazo, y QUE PASES UN BUEN DÍA.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Montserrat.
    Saudades,

    A los que vivimos al lado del mar a veces nos faltan palabras para expresar lo que nos regala.
    Es tanto el sentimiento que nos provoca...

    Un abrazo a los dos

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Ligia.
    A veces, como en esta ocasión, se hecha de menos no llevarla para imortalizar el momento.
    Un abrazo
    ..........
    Alfonso.
    Voy a ver si te localizo. Has desaparecido de mi blogroll ¿?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Gamyr,
    Me lees con ojos de amiga, pero una imagen...
    No pudo ser.

    Abrazos
    .......
    Bixen,
    Era un velero, y te aseguro que no soplaba ni una ligera brisa. Hoy en cambio el mar estaba encrespado y el viento no me permitía ni caminar.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Qué preciosidad, pero no necesitas la cámara, porque con leer lo que has escrito y cerrar luego los ojos es suficiente. Qué preciosidad. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. La cámara está en tus palabras, Montse, no hace falta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. No hace falta cámara, casi puedo sentir el suave movimiento de las olas.

    Precioso

    Abrazos, Montse

    ResponderEliminar
  15. Montse, feliz vuelta al cole. Demasiado tiempo sin dejarm i huella por aquí. Que estés bien.
    Y si ya se ha dicho que no te hacía falta cámara para plasmar la imagen de eso que nos cuentas, yo puedo decírtelo con más fuerza aún: tu descripción es pintura marina. Gracias por hacérmela ver y hacer que yo sepa cómo puede ser un atardecer en el mar.
    Besos de luz.

    ResponderEliminar
  16. Da igual.
    Lo has retratado muy bien con palabras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Pepe, no te creas, no todo el mundo es capaz de imaginar. Para eso hay que tener gran dosis de sentimientos.
    Muchas gracias.
    Abrazso

    ResponderEliminar
  18. Gracias, María,
    Gracias, Alborada.
    Si sois capaces de imaginarlo, es que sensibilidad no os falta.
    Un abrazo a las dos.

    ResponderEliminar
  19. Alberto, qué lujo tenerte por aquí de nuevo. Siempre que sé de tí, estás "dándole a la patilla", como se dice por aquí. ¿Frenaste ya tu actividad?
    Seguro que para tí es fácil imaginar lo que comparto. Tú tienes todos los deberes hechos hace ya tiempo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Gracias Toro.
    A falta de pan...
    Jaja!!
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Afortunada tú que puedes seguir disfrutando de su compañía, con nubes o sin ellas, y mejor sin veraneantes que interrumpen la serenidad del mar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Pilar, tú disfrutas de cosas que aquí no tenemos. Y sobre todo, estoy de acuerdo en lo que dices de los veraneantes. Con ellos se acaba el encanto de la tranquilidad.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  23. Con qué ojos sabes mirar tu tierra, Montse...
    Y expresarlo :)

    ResponderEliminar
  24. Juanra, hay imágenes que por sí solas "hablan". Esta era una de ellas. Mis palabras no le hacen justicia, te lo aseguro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Siempre el horizonte en el mar me inquieta, me pone eufórico hasta luego llegar a la aflicción, siempre queriendo saber si detrás de ese horizonte hay una vida que me anime más que esta, pregunta de poeta que aun no ha nacido a las letras, va un cordial saludo en la distancia, Rodisi

    ResponderEliminar
  26. A todos los que la sensibilidad toca, el mar nos habla...
    Por supuesto que tiene que haber vida más allá de esta vida.
    Un abrazo,amigo

    ResponderEliminar
  27. Buenisimo
    Pero podes usar tu teléfono eso es lo genial de los smart phones hoy
    mil besos

    ResponderEliminar
  28. Mucha, tampoco lo llevaba. Se me olvidó en casa, cosa que ya no volverá a ocurrir.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  29. Por aquí el otoño
    entró con lluvia
    y ráfagas de viento
    y en el mar suben altas
    las crestas de las olas.

    Que sea feliz tu vuelta al cole.

    Un beso

    ResponderEliminar
  30. Conseguiste hacer una buena fotografía con tus versos.
    Color y definición del sentimiento provocado por el atardecer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Precioso comentario, Marisa. Por aquí el otoño juega a hacerse el remolón.
    Con la vuelta al cole estamos, jeje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Gracias, Mercedes.
    Si de verdad te gustó,a tí que eres la reina de la poesía, es que he conseguido expresar mis sentimientos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Que suerte teneis los que podéis disfrutar de esos espectáculos en vivo. Al menos yo lo imaginé guiada por tus palabras. Me encantó.
    Besos
    Teresa

    ResponderEliminar
  34. Lo reconozco, Teresa,
    La orilla del mar nos regala imágenes de ensueño, pero sobre todo cuando el bullicio dela gente ha desaparecido.
    Si algún día vienes por Almería, me encantará dar un paseo al lado del mar contigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Y qué bien nos hace ese rayito de sol que se nos cuela furtivamente :)

    abrazos y buena semana

    ResponderEliminar
  36. ... cuando todo alrededor comenzaba a oscurecer, te faltó añadir.
    Un abrazo y buena semana a tí también.

    ResponderEliminar
  37. INCORREGIBLE, Mariluz, soy incorregible. Me encanta ponerle las guindas a los pasteles.
    ;)
    Besos de nuevo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias