jueves, 6 de marzo de 2014

¿Soledad o "Soledad"?



Lo que para unos es una bendición, para otros es la peor de las maldiciones.
Afortunado aquel  que le saca el jugo a estos paisajes llenos de acertadas pinceladas vacías de siluetas que rompan el encanto. Yo me encuentro en este grupo. Me fascinan los paisajes dormidos. Mi soledad en esos momentos se convierte en la mejor de las amigas. Me da lo bueno: su calma, la paz y esos sentimientos que fluyen libres sin nada que los espante o enturbie. Pero pobre de aquel que viva atrapado en la falta de color, en el silencio obligado, carente de besos o abrazos y que llora vagando en busca de una mirada devuelta  o simplemente de otras presencias…


33 comentarios:

  1. La soledad es muy suya, yo quedo con ella los jueves..

    ResponderEliminar
  2. Afortunada tú, Montse. De vez en cuando necesitamos un poco de soledad, pero cuando nos viene de golpe sin pedirla, es cuando se vuelve una losa. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón.
    A mí me gusta pero cuando me harto de ella puedo olvidarla.
    Si fuera obligada sería un drama.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo. La persona que está obligada a la soledad sin haberla elegido, se desespera de una manera atroz. Lo he visto en algunos seres, y es algo que desde la observación, se siente una impotente y cuesta entenderlo, debe ser eso que comentas, la falta de ese beso, ese abrazo, etc.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  5. Montse muchas veces necesitamos esa soledad de cara a la naturaleza para reencontrarnos con nuestro yo interior, para sentir como esas fibras de dentro despiertan, la otra soledad no se la deseo a nadie, pero existe.

    Un cariñoso abrazo,

    ResponderEliminar
  6. Jordim, pues yo no tengo día fijo. Cuando la llamo, acude.
    Gracias por tu comentario y bienvenido. Te devolveré la visita.
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Ligia, Creo que conociéndote, puedes esquivarla. Hay mil cosas de las que ella huye.
    ¡Suerte!
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  8. ESo es lo mejor, Toro. Tenerla a mano cuando nos apetece, pero darle esquinazo cuando comienza a pesar...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Nani,
    Si, amiga, esa soledad no buscada puede convertirse en el peor de los castigos, pero salvo en casos muy particulares, creo que hay medios de darle esquinazo. O al menos eso quiero yo creer
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Saudades, amigo. Sé que existe. "Casi siempre" mis palabras tienen un fundamento cercano. Esta vez no iba a ser menos.
    Al menos hoy las NT nos echan un buen cable en ese tema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Que pocas palabras y qué profundo lo que dices. Gracias a Dios yo no tengo a la soledad de compañera, pero se de gente que sufre con ella. ¿la foto es tuya? Es preciosa, y la frase también.
    Un abrazo,
    Teresa

    ResponderEliminar
  12. Muy cierta tu reflexión, que la soledad impuesta es una cruz difícil de llevar, mientras que cuando la buscas como momento de reflexión o de sosiego es una bendición.
    Tu lo has dicho con mejores palabras y en esa frase tan bonita sobre la foto.
    Siento la misma curiosidad ¿es tuya la foto? porque es realmente muy bonita.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  13. Esa soledad que nos ofreces tiene un encanto especial Montse. Es una soledad bella, llena de paz, calma y armonía, tú lo has dicho y a mi me encanta. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
  14. Eres entonces afortunada, Teresa. Mejor de amiga que de enemiga. Sí, la foto es mía, es la playa de Aguadulce, ahora "dormida".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Montse, Sí, son mías la imagen y la frase. Las escribo para el Facebook, pero voy a empezar a ponerlas aquí también.Así quedan a mejor recaudo.
    La verdad es que la soledad es compañera de contrastes. A mí esa que describo me encanta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Pepe,
    Deberíamos tomar una dosis a menudo. Es la mejor terapia. ¿Será por eso que me gusta tanto el invierno y no soporto el verano? Me quitan lo mejor de vivir aquí.
    Un abrazo y feliz finde a tí también

    ResponderEliminar
  17. Muy acertada tu reflexión.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Es cierto, la soledad es muchas veces nuestro refugio, salvo para aquellos que no tienen opción.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Gabriela, hablamos de la misma cosa y qué distante una definición de la otra... ¿Verdad?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Yo creo que la peor soledad, es aquella en la que te sientes sola a pesar de estar rodeada de gente.
    Te deseo una muy feliz semana.
    Cariños en el ocrazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  21. Obligada para nada me gusta...por cierto joaquín Sabina me encanta...preciosa foto...un abarzo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  22. Si te apetece compartir tus relatos, pásate por aquí:
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Kasioles,
    esa sí que duele. Llega dentro y hace mucho daño.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Gracias, Alp.
    estamos muy cerca.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Yo creo que depende de momentos: hay momentos en los que nos apetece estar solos y disfrutar de esa soledad de hacer algo sin nadie (leer, pasear, visitar un museo, ir al cine...) y otros momentos en los que te apetece estar con gente y compartir esas cosas. Lo malo es cuando quieres estar acompañado y, por lo que sea, no puedes, no hay nadie a tu lado. Entonces es cuando te sientes fatal por no poder hablar con alguien, compartir ese momento especial para ti.

    ResponderEliminar
  26. Holaaaaa a tenor de pecar de rara...a menudo me gusta buscar la soledad, supongo que lo importante es que sea una elección y nunca una imposición...pero creo que el estar rodeado de gente y de bullicio no es garantía de no estar solo, a veces esta clase de soledad es la que peor se lleva...
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Amelche, estoy de acuerdo en que la soledad cuando se quiere evitar, pero no se puede es muy dura, pero yo disfruto mucho de momentos para mi.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Ana, a mi también me gusta, es más, la necesito, pero a veces, sobre todo por la mañana cuando estoy sola en la casa, me pesa...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Fíjate que en esto sí estoy totalmente de acuerdo contigo: has expresado perfectamente mi relación con la soledad, esa amiga fiel, que nunca defrauda y que, al menos a mí, tanto me ha dado. Aunque eso ocurre cuando es buscada. Y no siempre es así...

    Un beso. ;)

    ResponderEliminar
  30. Hay una gran diferencia entre la una y la otra, en la buscada la mente reflexiona y se relaja, en la impuesta el alma zozobra temerosa y angustiada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Carlos,
    todos tenemos presentes las dos imágenes de la soledad y sabemos distinguir cuando se convierte en amiga y cuando en enemiga. Pero a veces las dos se mezclan y...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Impersonem,
    totalmente de acuerdo. Deberíamos siempre tener abierta la puerta a la una y cerrada a la otra, aunque la puerta a veces no responda al mando...
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias