viernes, 18 de abril de 2014

El costalero




Costalero sudando tu sangre, tirado en el suelo
debajo del paso y encima, tu carga.
Pequeño descanso, parada certera,

duro camino de saeta y… llanto.

Pides a gritos un trago de agua.
Alguien se acerca y
te pasan la vida; te mojas la cara.
Refrescas el alma...

A la par deseas cargar con tu cruz
lo antes posible,
y seguir el camino,
hasta el alba...

Cuerpo dolorido y alma apenada.
Sensaciones de penas y alegrías mezcladas.
Piña bajo el palio, sudor, fuerza y lágrimas.
Todos hoy sois uno y… ¿mañana?

Tambores de nuevo, música de marcha.
Todo preparado, otra vez la calma.
Velas encendidas, voces acalladas...
¡Vamos!, ¡Valientes!,
¡Alzadla!
...

Costalero sudando tu sangre,
¿carga ya tu carga!,
¡De vuelta a carrera!
¡A dar la cara!

La imagen arriba y, bajo las andas,
Ya de nuevo…
¡Todos bailan! 




-----------

Reeditada con algunas modificaciones.
Basada en hechos totalmente reales.

28 comentarios:

  1. Precioso poema que hace homenaje al sudor del costalero. Buena entrada para estas fechas, que espero que disfrutes allá donde estés.

    Un abrazo Montse.

    ResponderEliminar
  2. Es otra forma de ser los pies del señor...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Laura,
    estoy en casa. Diría tranquilamente, pero mentiría... Jaja, ya se sabe, viviendo al lado del mar, las visitas se multiplican en las vacaciones. Sin tiempo de más, por eso re-edito.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Thank you, Charles. Welcome to my place.
    kisses

    ResponderEliminar
  5. Precioso comentario, Antonio. Es de lo mejor que he oído en mucho tiempo. GRACIAS.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un bello homenaje
    al costalero,
    sangre, sudor y lágrimas.

    Que tengas un feliz
    Domingo de Pascua Montse.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Gracias Marisa,
    Creo que lo merecen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Montse,
    es un poema precioso. No lo conocía. Me encanta. Es la pura realidad
    Besos y felices pascuas
    Teresa

    ResponderEliminar
  9. Es un precioso y emotivo poema ¡me ha encantado!
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Es una forma de vivir la fe cristiana... supongo. Tú les has hecho un hermoso poema que describe su quehacer... resaltando su esfuerzo.

    Besos.



    ResponderEliminar
  11. Cuantas columnas vertebrales castigadas para nada...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Tambores, música y velas encendidas desde tus versos, muy bello poema homenaje a los costaleros que sudan, Montse.

    No, no conozco "La tesis de Nancy" ¿por qué me lo preguntas? ¿de qué trata?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Debe de ser difícil estar ahí bajo sin ver nada, sudando...

    "La tesis de Nancy..." la leí hace mucho tiempo, cuando era adolescente. No la he vuelto a leer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. appreciate your blog kisses

    ResponderEliminar
  15. Teresa, Gracias, amiga. La verdad es que creo que son entre los protagonistas de la Semana Santa, a los que más admiro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Montse.
    Un abrazo ya un poco tardío, pero el tiempo no da para más...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Impersonem, como he escrito más arriba los adimiro. Son los que más sinceramente se dan a algo en lo que creen, por que su esfuerzo es REAL.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  18. Toro,
    Si para ellos sirve de algo, el esfuerzo no resultó en vano. Yo al menos así lo creo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Gracias, María.
    Es una escena que siempre me impresionó. Tienen toda mi admiración.
    Te escribo sobre la Tesis.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Ana,
    para mí tienen el papel más difícil de la Semana Santa. Son de admirar.
    Yo lo he leído un par de veces. Me parece GENIAL.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Muy bonito y emotivo, Montse. Estimo que el dolor del costalero es agridulce si le mueve una pasión sincera, lo que no evita el sufrimiento que se tiene que sentir bajo las andas. Leer tu poema le ayudará seguro.

    Besos. ;)

    ResponderEliminar
  22. Qué preciosidad Montse, no hace falta que te diga lo que me gusta ¿no? Bufff... llevo los pelos de punta. Un beso enorme amiga.

    ResponderEliminar
  23. Es antiguo, Carlos. Seguro que tú ya lo viste algún otro año. Esta Semana Santa he disfrutado poco de procesiones y demás por lo que no pude inspirarme. El poema surgió un año que en primera fila vi lo que en verdad es ser costalero y aquello me caló, hondo, muy hondo... Por eso quiero empaparme de tus fotografías. Seguro que en alguna, Nora, mi musa, me dicta.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  24. Pepe,
    este año no he tenido la suerte de disfrutar de un ambiente muy de Semana Santa y quizás con este poema, que es incluso más profundo de lo que puedas imaginar, he suplido la falta de tanto sentimiento como me despiertan las procesiones y demás protagonistas de estos días que han sido atípicos para mi.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias