viernes, 2 de mayo de 2014

Cadenas



Un nuevo caso cercano de adolescente bajo mi humilde punto de vista,  demasiado sujeto a normas me hace pensar en voz alta.

    "Por mi experiencia con tres hijos entre 15 y 23, una saliendo de esta etapa, el segundo en pleno apogeo y la tercera entrando a pasos agigantados, he podido comprobar que de padres demasiado exigentes, hijos rebeldes. Sí, son muchos los casos de chicos y chicas a los que se les ató con cuerda muy corta y que cuando ven la oportunidad de “volar” lo hacen demasiado “alto”. Pienso que en el término medio está la virtud. Enseñarles cómo y dónde se encuentran las barreras, pero que ellos mismos aprendan a ceñirse a la libertad justa para disfrutar sin salirse de los límites. Si lo aprenden cuando están en la casa, por regla general, que como en todo, en esto también hay excepciones, seguirán actuando dentro de esas barreras cuando estas ya estén lejos…" 

 ¿Tú qué opinas?

30 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo, Montse, pero hoy día es tan difícil "llevar" a los hijos en esas edades que no sabe uno cómo actuar. Los míos ya están de los treinta para arriba y me parece que es la mejor etapa, también actúan según les hemos enseñado, supongo, pero mis sobrinos por ejemplo que tengo de todas las edades a veces me quedo alucinando con su comportamiento con los padres. En fin, es un tema peliagudo del que se podría que hablar mucho. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Opino exactamente igual, querida amiga... Y sé de lo que hablo.

    Un abrazo sin cadenas ( o dos).

    ResponderEliminar
  3. Esta claro que lo ideal es lo que tu cuentas, el problema, en ocasiones, es ponerlo en práctica, pero, estoy plenamente de acuerdo contigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que es muy dificil ser padres, no sabemos cómo hacer las cosas mejor: si les damos alas, se pasan, y si se las cortamos, tampoco es bueno, creo que el punto exacto está en el medio ¿pero cual es el medio? lo que para una madre puede serlo para ellos, tal vez, no.

    Tenemos una hija, más o menos de la misma edad, adolescente, te voy a poner un ejemplo, yo intento ponerla un horario de entrada a casa aunque algunos de sus amigos les dejan dos horas más tarde, por eso te digo ¿cual es la regla exacta?

    Es dificil muy dificil no equivocarnos, querida amiga, y más ser padres.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo.
    Pero no resulta nada fácil encontrar el punto justo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo contigo, Montse, en el punto medio está el equilibrio, como casi todo en la vida, pero en este tema lo difícil es encontrar ese punto medio.
    Como yo digo : Los hijos no vienen con libro de instrucciones!!
    Se hace lo que se puede.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. hello montse begins at 16 hardest age teens who want brandet clothes like their friends, they want money because parents often can not give those tastes and get bat. kisses

    ResponderEliminar
  8. Decía no sé quién: "Antes de casarme tenía seis teorías de cómo educar a mis hijos, ahora tengo seis hijos y ninguna teoría"

    Es complicado, muy complicado, yo tengo uno, adolescente, y la cosa va por días... acertar y no escoger...

    No obstante creo que lo que dices es muy acertado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Monte la razón te asiste aunque aún así los hijos a veces escuchan más las opiniones ajenas a las que escuchan en casa, me daba mucha rabia cuando mi hijo creía más a un amigo, tan imberbe como él, a la opinión de su padre, la rebeldía juvenil.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Ligia, es cierto que es difícil, pero creo que esforzándonos como padres, las posibilidades de éxito aumentan.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  11. Kayla,
    lo cierto es que la experiencia enseña, y yo también sé de lo que hablo. De los errores se aprende más que con un libro
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Releante. Al menos se intenta.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  13. Sí, María, te entiendo perfectamente. Yo también en esto voy contracorriente, pues en clase mi hija tiene compañeras SIN LÍMITES NI BARRERAS. Yo no caeré en eso. Procuro darle una de cal y una de arena para que ella no se haga a ninguna de las hormas. Le estiro el día, pero le corto la noche...
    Besos, amiga

    ResponderEliminar
  14. Toro, es cierto, pero lo que está claro es que los extremos son erróneos. Al menos mi experiencia así me lo dicta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Montse, como le digo a Toro lo que sí tenemos claro es que los extremos hay que evitarlos y yo creo que el punto idóneo, de esta forma, acabará apareciendo por su propio pie.
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  16. Albert,
    my experience tells me that at any age we found problems, but if we do our best, we will reach the aim sooner or later.
    Hugs

    ResponderEliminar
  17. Es buena esa cita, pero en el fondo discrepo porque, amigo, creo que el primero nos enseña a base de errores o aciertos a como criar al segundo, y así sucesivamente. Cuando llegue el sexto, seremos expertos. O al menos deberíamos.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  18. Sau,
    creo que esto que te sucedía a ti nos ha sucedido a todos alguna vez. Tenemos que luchar contra ello sabiendo que va a suceder, dándolo por hecho. Yo he aprendido a preguntar qué opinan sus amigos de... antes de dar mi propia opinión. Así sé de antemano a qué me enfrento. Artimañas de madre experimentada.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  19. Yo creo que tienes razón, Montse. Tan mal está pasarse como quedarse corto, pero hay chicos y chicos y la educación tambié depende mucho de su carácter.
    Un abrazo
    Teresa

    ResponderEliminar
  20. Siempre se ha dicho que de padres muy autoritarios, los hijos salían rebeldes.
    El atar demasiado corto a un hijo, no puede ser bueno.
    Yo pienso que lo más importante es hacerlo responsable y pensar que los hijos no aprenden, imitan.
    En ser padres está la obligación de educar con el ejemplo.
    Ciero es que se pueden torcer, pero yo creo que, cuando se siembra buen grano, no pueden crecer sólo malas hierbas.
    ¡FELIZ DÍA DE LA MADRE!
    Te dejo mis cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  21. Tienes razòn Montse.

    Los extremos no son buenos amigos de nuestros actos, siempre debe existir un margen flexible, para que nuestros hijos por si mismos puedan elegir cuando se sientan listos a volar..

    Estan inmersos en la sociedad, y en casa; se inclinan un poco a nuestras palabras o consejos, aunque lo que mas tienden a imitar es nuestra imagen.

    las palabras seducen, pero el ejemplo arrastra. Es solamente la opiniòn de un padre que aùn prodiga amor a sus hijos!

    Un fuerte abrazo Mar!
    con todo cariño.

    ResponderEliminar
  22. Teresa,
    Esta reflexión está basada en el caso de un chico de 16 años al que los padres tienen demasiado ( bajo mi punto de vista) amarrado. Es un chico estudioso, obediente y buen muchacho. Creo que merece más confianza. No sería de extrañar que el día que rompa las cadenas, escape, en lugar de permanecer con los que lo encadenan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. kasioles,
    totalmente de acuerdo contigo. Tienes toda la razón del mundo. Me alegro de que opines como yo.
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  24. Gracias por tus palabras, Francisco.
    La verdad es que ese márgen de libertad debería ser obligatorio. Las personas se forman basandose en errores y aciertos propios. Una conducta por nuestra parte, demasiado rígida no hace nada más que retorcer la cadena,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Claro, estamos de acuerdo todos: en el término medio está la virtud. Bien, el problema es que cada uno vemos el término medio en un sitio, que cada hijo es un mundo, que el azar en forma de amigos que entran o salen de su vida, de parejas que les dan estabilidad o por contra les descentran, de intereses más o menos satisfechos, de profesores que "cuadren" con su personalidad... Al final el puro azar es tan importante que lo único que podemos hacer es sembrar una semilla y esperar que con suerte germine. Me ha gustado la frase de Francisco: "las palabras seducen, pero el ejemplo arrastra", eso, y muy poquito más es lo que podemos hacer.

    ¡Hala! Lo a gusto que me iba yo a dormir y ahora me haces darle vueltas a la cabeza, jejeje...

    Un beso. ;)

    ResponderEliminar
  26. tus cambios en el blog
    y tus cambios al escribir
    me encantan

    ResponderEliminar
  27. lo ideal es el equilibrio, y el dialogo es fundamental. Buscar el modo, que no siempre es facil, para conversar y sobre todo escucharlos.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Carlos, te aseguro que esta entrada tiene su razón de ser, y por suerte me salpica de refilón. Esperaba tu comentario y ojalá no te desvelara mi reflexión en voz alta.
    A veces, de verdad, las personas se hacen difíciles de entender

    ResponderEliminar
  29. Quizás Gaby en eso radique el problema. Ellos tienen voz y deberían ser escuchados. ¿Culpables los padres? Sí
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias