martes, 2 de marzo de 2010

Joshua Bell

Aquella podría ser la hora punta de cualquier mañana. Un sujeto entra en una estación de Metro en Washington, viste pantalón vaquero y una camiseta barata. Se sitúa cerca de la entrada, extrae un violín de la caja y comienza a tocar con entusiasmo para la gente que pasa por allí.
...


Durante los 45 minutos que estuvo tocando, fue prácticamente ignorado. Al finalizar su concierto en el metro, tenía en la funda del viólín, sobre el suelo, 32 dólares.
Nadie sabía, que ese músico, era precisamente Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo, ejecutando sin parar las piezas musicales más consagradas de la historia, con un instrumento muy especial, un violín Stradivarius, estimado en un valor de más de 3 millones de dólares.
Unos días antes, Bell, había tocado en La Sinfónica de Boston, pagándose hasta 1000 $ por entrada.
Esta experiencia fue grabada en vídeo, y muestra a hombres y mujeres que caminan rápido, indiferentes al sonido del violín...la iniciativa fue realizada por el Diario The Washington Post, con la finalidad de lanzar un debate sobre el valor del arte, y de su contexto.

CONCLUSIÓN: estamos acostumbrados a dar valor a las cosas cuando están en un determinado contexto. En este caso, Bell, era una obra de arte en sí mismo, pero fuera de contexto, un artefacto de lujo sin la etiqueta de la marca.
Aquí podeis ser testigos de una parte de la experiencia.
(El vídeo dura 2,36 minutos)


43 comentarios:

  1. ne ha gustado mucho.......gran verdad....bss. Angie

    ResponderEliminar
  2. Angie,
    Pero si no he terminado de publicar aúnnnnnnnnnnnnnnnnnn
    jaja. Te metiste en medio.
    Metomentodaaaa!!!!
    Me parto.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Me lo han enviado varias veces por varias vías y yo también lo he reenviado. Eso demuestra que a todos nos ha impactado porque hemos de reconocer lo mediatizados que estamos por lo que vemos sin pararnos a mirar. Una gran lección.
    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  4. Si, conocia esta historia. Cierto que llama la atención, pero no demasiado, si tenemos en cuenta que muy poca gente tiene conocimientos musicales, con lo cual la prueba se hacia fuera de contexto.

    Besos.-

    ResponderEliminar
  5. Isabel,
    Cierto, me pongo en el lugar de los viajeros ese día y quizás me hubiera parado unos minutos ( hay que pensar también que la hora no era la más idónea ) a escuchar, pero de ahí a dar más dinero del que dieron ...
    Al fin y al cabo era una prueba.
    :)
    Un besote y me alegro de verte por aquí.

    ResponderEliminar
  6. Cornelivs,
    Ten en cuenta que era sólo una prueba y que el resultado fue el esperado.
    ¿¿Cuántas obras de pintores famosos han acabado en mercadillos...??

    ResponderEliminar
  7. Hola Mon!!
    Conocía la historia, pero no había visto el video…¡Genial!
    Me ha gustado muchísimo la entrada, creo que es como esas pelis que siempre, aunque las conozcamos, vuelven a sernos gratas.
    He regresado, será poco a poco jaja, pero trataré de ponerme al día.
    Espero estés bien.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. es que tenía ganas de leerte!!!!

    ya sabes que nuestra telepatía siempre funciona.......
    muaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  9. El contexto lo determina todo. La belleza en medio de la prisa, el tumulto y el tiempo limitado no se valora. Estoy seguro que mucha gente que por allí pasó se percató de que el violinista era excelente, pero el hecho de estar en un lugar tan desangelado echaba sobre él la carga de indiferencia de que lamentablemente fue víctima. Un abrazo, Montse

    ResponderEliminar
  10. También conocía este video y me impresionó. Yo creo que a muchos nos pasaría lo mismo. Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Si no es algo famoso no solemos pasarnos a mirar si hay mejor fuera de eso... es un error común y esta es solo una de las formas de demostrarlo. Pero creo que muchos habríamos cometido el error de toda esa gente que no le da dinero... ojalá me equivoque =)

    ResponderEliminar
  12. Viv,
    sólo decirte que SE ME PARÓ EL CORAZÓN CUANDO VI TÚ FIRMA EN EL CORREO.
    Gracias por volver.
    Besos con sabor a sal ;)

    ----------

    Angie,
    jaja, se nota!!.
    Habrás incluso encontrado erratas...
    ;)
    Besos de nuevo.

    ResponderEliminar
  13. Fernando,
    Yo creo que en esto, como en las demás artes, lo que cuenta es el NOMBRE.
    Como dije antes, hay verdaderas obras de arte en pintura que por el motivo que sea han acabado en mercadillos. Y no digamos de los buenos escritores que hay por ahí y que no han publicado nada ...
    Un abrazo
    ---
    Ligia,
    te aseguro que a mí me hubiera pasado.
    Error?
    No sé hasta qué punto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Cristina,
    como le digo a Ligia, estoy convencida de que todos nosotros hubieramos pasado a su lado si pararnos nada más que lo necesario para escuchar unas cuantas notas.
    es un error humano,como tú bien dices.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Había leído acerca de este "experimento". Es triste, pero todos caemos en alguna ocasión en ese error de valorar personas o cosas de acuerdo con el "envoltorio" que les acompaña. Quizá sólo sea una muestra de humanidad..., a veces.

    Bonita entrada Montse, de las que hacen pensar, cosa que, por una vez, no me pesa.

    Un beso. ;-)

    ResponderEliminar
  16. Suelo parar ante un grupo o un intérprete callejero. Es fascinante la capacidad de estas personas para obtener unos ingresos haciendo agradable la vida a los paseantes.
    Claro que para detenerse hay que ser "paseante" y no tener prisa.
    Los que circulan no pueden pararse porque el que llega detrás los atropella.
    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  17. Carlos,
    Me alegro tanto de haberte hecho pensar "sin que te pese...".
    Es un ejercicio muy bueno, te lo aseguro. Aprende uno a hablar consigo mismo, porque´¿Qué es pensar sino mantener una conversación con uno mismo?
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  18. José Ignacio,
    Te contesto con sólo una pregunta.
    ¿Conoces Covent Garden en Londres?
    Yo he asistido a maravillosos conciertos de música de cámara en plena calle e interpretada por "desempleados"
    Te recomiendo ese sitio.

    ResponderEliminar
  19. Será el estrés? el vértigo del mundo moderno, la hora punta? o que no sabemos de música? porque el que sabe no creo que dejara pasar esta oportunidad de escuchar en vivo y hasta filmarlo a Joshua Bell. Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Si Montse vi este vídeo hace algún tiempo. Qué somos insensibles o becerros que se mueven al conmpás de la chusma...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Ya conocía este hecho.

    La gente vive mucho
    a la carrera sin
    enterarse por donde
    va ni las cosas que le
    rodean.

    Un experimento muy bueno.

    Que poco valoramos todo lo
    que vemos sin envoltorio.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Así es la vida. Valoramos lo que otros ya han valorado.
    Siempre he pensado en algunos de los modelos de alta costura. Pienso que muchos de ellos los ves en los chinos y les das de lado. ¡Ah! Mundo curioso
    Besinos.

    ResponderEliminar
  23. El Drac,
    Creo que el experimento lo dice todo. Estaba fuera de contexto. Y con eso se explica el que la gente pasara sin darle la menor importancia.
    Un abrazo
    -----
    Josef,
    no es falta de sensibilidad, ni incultura, aunque posiblementa no muchos de los que por allí pasaban supieran quien era Joshua Bell. Es simplemente, como le digo al Drac, que estaba fuera de contexto, y no se le prestó atención.
    Yo sí me suelo parar a escuchar a los músicos callejeros y a partir de ahora, lo haré aún más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Marisa,
    yo también pienso que el experimento fue muy bueno, y la reacción de la gente la previsible. Hoy en día manda en nosotros el stress y posiblemente la mayoría de la gente que por allí se movía fuera con prisas.
    Qué desperdicio de 45 minutos!!
    Un abrazo
    --------
    Celia,
    Cierto, yo también lo digo. Recuerdo cuando yo vivía en Inglaterra, la cantidad de mercadillos de "cosas viejas" que allí se celebraban. Te puedo asegurar que había verdaderas obras de arte "fuera de contexto".
    Sólo los expertos, y los hay dedicados a ello, se darían cuenta.
    Es el mismo caso que el de Bell.
    Sólo un experto, lo hubiera identificado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. La pucha que somos raros los seres humanos jajajja, lo que pasa es el contexto es la etiqueta de las cosas y lamentablemente estamos tan ciegos que es lo único que vemos a la hora de verrrrrrrrrrrrr...POR otro lado la gente que toma el metro no es la que paga mil dolares por un espectaculo de ese tipo, si le hubiesen puesto a David Bisbal creo que si se hubieran detenido, lo que quiero decir que lo popular es popular y lo reconoce la gente del pueblo, este señor que es un gran artista solo llega a determinados niveles y puede pasar como desconocido para la gente como una vio, gente comun.
    para pensar el post...
    Un abrazo señora preciosa

    ResponderEliminar
  26. Gracias Mónica por darle un giro de 90 grados al post. Es cierto, el nivel cultural de la gente que por allí circula, no es compatible con el nivel del mismo "cebo" en la prueba. Tienes toda la razón, la prueba está realizada en escalas diferentes...
    Por cierto, soy de Almería, la tierra que vió nacer a Bisbal.
    jaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Paso a dejarles mi saludos fraternos de siempre..
    Disculparme por mi ausencia..

    Por razones de viaje no he podido estar en cada unos de sus blog.
    Continuo con mi viaje y pronto espero poder con el ritmo normal para compartir sus escritos..

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  28. Guardamos tu sitio, y esperamos tu vuelta, Adolfo, pero mientras tanto...
    !Disfruta de tu viaje!

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué pasada!!!!...
    No tenemos perdón..

    Un besote!

    ResponderEliminar
  30. Así es todo amiga mía!!
    Si la Real Academia dice de un escritor que es bueno y le dan un sillón en su academia, allá vamos todo y decimos queee buenooooo!!
    Esta entrada merece ser difundida, yo posiblemente te la copie y la pongo en mi blog.
    Yo por ejemplo con las cosas tan interesantes que digo en mi blog fijatè como paso desapercibida jajaja
    Es broma, pero en otros casos aquí tenemos la prueba, nadie pensó que quien tocaba era un Genial Maestro, porque había bajado del podiun de las estrellas.
    Realmente bueno, gracias por traérnoslo
    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Acabo de subirla a mi blog y he nombrado tu blog y a ti.
    Espero que no te importe compartir esta importante informacion

    ResponderEliminar
  32. Alma,
    pues sí, "pasada" y nunca mejor dicho,
    jaja
    Un besote
    --------
    Marian,
    No me importa, claro, pero ya es tarde, seguro que Bell no repite la experiencia, pero no está de más que lo difundamos y la gente piense si realmente las etiquetas son necesarias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Hola Montse. Primero, saludarte. Es la primera vez que intervengo en tu blog aunque me gusta darme de vez en cuando una vueltecita por él. He llegado a tu mosaico a través de el blog de Carlos Velayos, y como él, soy de Ávila. Me llamo José Antonio.

    Ya conocía el caso y creo que el experimento merece una doble reflexión. Una es, evidentemente, que por falta de conocimientos muchas veces se nos escapan cosas de gran valía. Supongo que si hubiera pasado por allí un violinista profesional y hubiera contado con tiempo para escucharle, rápidamente habría detectado que ahí había talento. En muchas ocasiones el resto de mortales no llegamos a apreciar en todo la valía de los intérpretes.
    Pero peor que esto es lo que a veces nos ocurre en el sentido contrario. Con un poco de marketing nos acaban "vendiendo" como excepcional cualquier cosa. En muchas ocasiones debemos maravillarnos artificialmente ante grandes obras de maestros consagrados, aunque no les encontremos ningún sentido ni mérito. Si digo que algún día acabarán vendiéndonos "mierda" enlatada me equivocaría: ese día ya ha llegado.

    Un saludo y felicidades por tu blog.

    ResponderEliminar
  34. Hola JAJC,
    Lo primero es decirte que tus iniciales me despistaron. Son las mismas que las de mi hermano. jaja
    Bienvenido y mil gracias por tu comentario.
    Todo lo que dices es cierto, pero quizás lo que más me llamó la atención de lo que se dijo en conjunto, fue el comentario sobre Bisbal...
    Si hubiera sido él, mucho más cercano a la gente llana, seguro que habría sido reconocido. Mas o menos lo mismo que tú dices ( y creo que yo también lo apunté) del experto.
    Estamos en escalas culturales muy diferentes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. ¡Qué curioso! Otra muestra más de lo absurdos que somos muchas veces los seres humanos.
    Hasta creo que podría darse el caso de que gente que pagara esos 1000 $ por ir a escucharle y hasta que presumiera de ello pasara luego por su lado en el metro sin mirarle siquiera.

    ¿Despiste o ignorancia? ¿Sibaritismo o hipocresía?
    Ah, la vie, la vie...

    ResponderEliminar
  36. Juanra,
    Creo, que después de todo lo que aquí se ha hablado que el problema estriba en la diferencia de escalas culturales,
    Absurdo, pero inevitable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. No he tenido oportunidad de visitar esta ciudad pero mis hijos me han dado muy buenas referencias de Coven Garden.
    Espero visitarlo algún día.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  38. Conociendote como creo o que voy haciéndolo, apuesto algo a que te encantará.
    Siempre hay varias opciones por las que decantarse y casi todas ellas buenas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Esta misma experiencia la realizó Ara Malikian en el metro de Madrid... ahhhh... si yo me lo hubiera encontrado!!!!!


    http://www.youtube.com/watch?v=MhS57wqID7Q

    ResponderEliminar
  40. Ana,
    ¿y tú piensas que la hubieras reconocido?
    Alguien fuera de su contexto, es "medio alguien".
    Voy a ver el vídeo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. su pelucón le haría inconfundible... quizá. Pero a saber...

    ResponderEliminar
  42. Si, es inevitable.
    Contarte que trabajo en una tienda modesta, en un barrio de Madrid, pero con muchas posibilidades.
    La central, tiene más cache, está situada en uno de los centros…
    El mismo mueble, no luce igual.
    Y aunque des un precio mejor, siempre presuponen un peor acabado.
    Si, es inevitable.

    ResponderEliminar
  43. Es humano, amigo Rlfox.
    Nos quedamos en lo aparente y no profundizamos. Ese es el problema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias