martes, 12 de octubre de 2010

Mensaje en una botella


Siempre quise vivir cerca del mar. Hoy vivo a 50 metros. Siempre soñé con encontrar en la playa, semienterrada, una botella que las olas habrían empujado hasta mí, con un mensaje dentro, pero esto nunca ocurrió…
¿Qué esperaba encontrar?
Quizás es algo que sólo sucede en el mundo fantástico. En la vida real, en la realidad de nuestra vida, eso nunca sucederá.
Hoy me planteo la misma historia, pero al revés. Se me ocurre que quizás yo podría escribir un mensaje y, meterlo en una botella, bajar un atardecer a la playa y lanzarlo al mar, a ese mar que tengo tan cerca.
Pero…
¿Qué debería escribir?

Aún me queda mucho por pensar.


35 comentarios:

  1. Algún poema escrito por tí sobre lo que para tí significa el mar =)

    Un besaazo

    ResponderEliminar
  2. Podrias escribir donde tienes enterrado tu tesoro y acompañarlo con un mapa.

    ResponderEliminar
  3. Suerte la tuya tener el mar cerca, a mí me pilla muy lejos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cristina,
    más de una vez lo pensé, pero...
    Quizás.
    Un besote
    -------
    Ricardo,
    viviendo en Almería, como yo, en Aguadulce, como yo, hay muchas papeletas para que nos toque la rifa. jaja
    ¿Imaginas que lo encuentras?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. María,
    si algún día quieres, puedes venir a visitarme, a visitar mi mar, la luz que alumbra esta tierra, su belleza...Ya sabes donde encontrarme.
    Tendrás una buena amiga a tu lado.
    Un abrazo
    ---------
    Ligia,
    puede...
    No me importaría en absoluto.
    Me encantaría conocerte.
    Dentro de nada, voy para Tenerife de nuevo, quizás la lance en aquel mar que tanto amo.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muaksssssssssss Montse, gracias, cielo, se que lo dices de corazón.

    ResponderEliminar
  7. Yo pondría: Soy tal, llámame al teléfono tal y dime donde encontraste la botella. Las corrientes marinas son realmente curiosas.
    En plan tétrico, la gente que se ahoga con las corrientes cerca de donde vivo, en el cabo de Trafalgar aparecen en Sanlúcar.
    Lo siento, mi reflexión es muy geográfica jj

    ResponderEliminar
  8. Tremendo problema en el que me embarcas, pero, como decía aquel que por sus letras conoces: “cuanto más difícil es un problema, más fácil resulta su solución: http://mosaicoderetazos.blogspot.com/ “

    ResponderEliminar
  9. ¿Aún te queda mucho que pensar?. ¿Y no será todo lo contrario Montse: que piensas demasiado y esos sueños se quedan ahí, en tu cabeza, en vez de navegar dentro de una botella?

    Besos. ;-)

    ResponderEliminar
  10. Dale, Montse, animate!
    Mi hija vive en Platja La Mora en Tarragona a 20 metros del mar y cuando estuve en marzo tuve la misma loca idea de pensar... y si me encuentro una botella con un mensaje? Me encantó el post.
    Te dejo un beso grande y que tengas una linda semana!

    ResponderEliminar
  11. María,
    pOr supuesto. Es más, me encantaría conocerte en persona.
    un abrazo grandeee
    --------
    Alfonso,
    Ay, que me hundiste el post y la botella. Aunque pensándolo bien...
    Tú podrías hacer el intento. Lanza una botella en Trafalgar e insta a la gente a que la encuentre por San Lucar.
    Incluso es algo que sería interesante para contar en la radio. ¿No crees?
    ¡Qué sitio tan bonito para vivir!
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  12. Rlfox,
    gracias por la mención, pero, ¿si los problemas no existieran, o no tuvieran difícil solución, qué escribiríamos los que nos escurrimos la mente buscándola?
    Y lo siento, pero te incluyo en el lote.
    Un abrazo ;)
    Ya sé de que conozco a Piltrafilla. ;)))

    ResponderEliminar
  13. Carlos,
    ¿Cómo he sobrevivido estos meses sin tus comentarios????
    Son ánimo para seguir, carburante para este vehículo, que ya viejo se agota, una meta que alcanzar, un rumbo que seguir...

    Ala, ¡ahí se queda!
    ;)
    Mil gracias.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  14. Steki,
    Deberías haberlo hecho. No creo que seamos las únicas que tenemos ideas como esas, llenas de romanticismo, pero también de esperanza. Creemos y por eso arriesgamos. ¿Tienes una hija en Tarragona?
    Precioso sitio para vivir.
    Un abrazo grandeeeeeeee

    ResponderEliminar
  15. ¿Qué podrías escribir?, nos dejas en el aire. Es algo muy personal. Cuando tengas el flash de la inspiración te saldrá solo. Nos lo cuentas.

    UN BESO.

    ResponderEliminar
  16. Te queda mucho qué pensar... y por escribir. Poruqe... ¿acaso no te has dado cuenta, que estas entradas cortas son algo como un mensajes en una botella?...

    Los blogs son un poco como tener cerca el mar, y unas botellitas esperando a ser leídas... a regalarnos algo.

    Piensa y luego por favor, escribe. Esperamos tus botellas.

    (Siento mi tardanza en volver a comentar, pero es que la vida va rápida, rápida...)
    ;)

    ResponderEliminar
  17. ¡Que bueno!

    Seguro que se te ocurrirá escribir algo. Creo que estaría bien que lo hicieras. Es una buena idea. ¿Por que no? Nunca se sabe, quizá alguien, mas allá, lo esté esperando.

    Me encanta la idea. Soy una romántica empedernida.

    ResponderEliminar
  18. Han llegado a tu orilla muchos mensajes encerrados en botellas invisibles, pero han llegado. Claro que sí. Lo que pasa es que, curiosa como eres, no te has dado cuenta de que, antes de leer o sentir esos mensajes, habían abandonado ya la botella, deseosos de ser interpretados y de disfrutar de tu rostro de mirada vivaz. Por eso no te será dificil encontrar la frase justa, la palabra precisa para responder a esos mensajes, que se conformarían simplemente con la mirada. Un abrazo, Montse

    ResponderEliminar
  19. Yuria,
    si, lo haré, pero también os invitaré a hacerlo vosotros, creo que será entretenido y nos hará abrir un poco más nuestros corazones a los que nos leemos cada semana.
    Un abrazo
    ------
    Ana,
    no se me había ocurrido. Es cierto, mis entradas son cortas, no me gusta escribir mucho, mi carácter es tan nervioso como mis escritos, condenso al máximo, pero sí, en prácticamente cada una envio un mensaje.
    Me hiciste pensar de nuevo...
    Gracias.

    ResponderEliminar
  20. Mercedes,
    estoy pensando en invitaros a más de uno. Sería estupendo que en lugar de una, fueran muchas las botellas que salieran hacia al mar a la vez...
    ¿Qué te parece?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Fernando, lo sé, y soy afortunada, encuentro botellas que me enseñan, me aportan energías, abrazos encerrados en cristal esperando ser liberados...
    Pero ¿Qué escribiría yo?
    Como he dicho más arriba, os invitaré a participar, a lanzar botellas con mensajes, varias a la vez...
    ¿No piensas que el resultado puede ser interesante?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. ¡Una lista de pequeños secretos inconfesables recolectados desde la infancia!
    O una lista de cosas que hacer antes de morir... o un mensaje alentador... Un dibujo significativo por si llega a otro país, un par de caramelos de colores... ¡Mejor dejo de pensar que como siga así va a terminar habiendo más botellas que mar!
    un beso :3

    ResponderEliminar
  23. Amiguina. Tal vez deberías escribir:
    Deseo con todo mi corazón que cuando recibas esto, seas tan afortunad@ como yo al enviártelo.
    Y tú debes ser feliz, y entusiasta, y amorosa, y generosa, y amar sin condiciones, y no guardar nunca odios ni rencores... porque nadie puede dar lo que no tiene.
    Jejeje. Mejor, puedes dejar la botella y la rellenas de algo que te guste, y la disfrutas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Escribirías algo asÍ: "Envio este mensaje desde el Mediterráneo que todo lo acoge y a todos brinda lo mejor de sí mismo. Lo envio para que llegue al final del mundo. Estés en el mar que estés, te pase lo que te pase, debes saber que en este lugar del Mediterráneo nunca de pone el sol de la amistad". Algo así, se me ocurre. Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. C. O.
    confieso que me habeis convencido.Mi proximo Post será mi mensaje, el que dejaré en una botella y lanzaré al mar cualquier día de estos.
    Prometido!!
    Un abrazo
    -------
    Celia, como le digo a mi amiga Criatura Onírica, os dejaré mi mensaje en un post, pero iré más lejos, lo meteré en una botella e irá al mar...

    No sé aún cómo ni cuando, pero lo haré.
    Un abrazo y gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  26. Fernando,
    Las orillas del Mediterráneo son limitadas, jaja. El mensaje no llegaré al otro lado del mundo, pero simplemente con que llegara a la acera de enfrente, me daría por satisfecha. Eso indicaría que me atreví a hacerlo, que lancé mi mensaje y eso para mí es todo un reto.
    Continuara...
    Un abrazo y, gracias por volver.

    ResponderEliminar
  27. Yo tendria claro que escribir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Cornelivs,
    pues te invito a contarnoslo.
    ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  29. seguro que en el momento se te ocurren mil cosa que decir..un beso enorme...

    ResponderEliminar
  30. Alijodos,
    No tanto, pero algo seguro.
    Mañana vuelvo.
    ;)

    ResponderEliminar
  31. No olvides, querida amiga, que el Mediterráneo se abre a los océanos del mundo aunque sus orillas estén próximas. ¿Cómo impedir que el mensaje cruce las corrientes del Estrecho de Gibraltar y vaya a parar a los antípodas? Cualquier botella lanzada en el Mediterráneo puede dar la vuelta al mundo y llevar hasta los más remoto el aroma de la genista, el acebuche o el palmito. Cierro con este mensaje mi participacion en esta entrada. Hasta la próxima. No lo olvide: el Mediterráneo no tiene fronteras. Me voy a trabajar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. ¿Y por qué no hacerlo? :)
    Yo una vez lo hice, pero prefiero no imaginar a quién llegó el mensaje jaja.
    1besote!!

    ResponderEliminar
  33. Desde tierra firme, te abrazo.
    Me ha llegado tu botella y te contesto:
    Nos une la vida, el querer expresar los sentimientos, aunque a mi me es más difícil que a ti porque me enseñaron a ahogarlos, a enterrarlos en la tierra y tengo que arañar un poquito para encontrarlos.
    Si algún día te veo, y estoy segura de ello, me dará rabia no poder expresar lo cerca que te siento. Para mi es más fácil cuando está el mar por medio.
    Me fundo en el abrazo
    María Jesús

    ResponderEliminar
  34. Creo amiga, que si algún día nos encontramos, y lo haremos, nos fundiremos en ese abrazo que tanto pide hacerse realidad, y el resto vendrá solo.
    Es cierto que embotellar los sentimientos ayuda a sincerarse, pero no sólo es algo tuyo, el resto, por nuestra condición de humanos, tenemos esa parcela "nuestra", a "arañando", como haces tú.
    Un abrazo, amiga mia.

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias