miércoles, 14 de septiembre de 2011

La estrella


No sabía qué era lo que  le pasaba, pero aquel no parecía ser su mundo.
El mero hecho de “estar allí” era duro para ella. Veía como cada noche brillaban sus compañeras las demás estrellas en lo alto del cielo. Eran felices, saltaba a la vista. ¿Y ella? Tan infeliz, tan incómoda, tan fuera de lugar, apagada y sola…
Decidió pedirle ayuda al Señor de la creación y una mañana se levantó muy temprano y arrastrándose como buenamente pudo se dirigió al lugar del encuentro.
Al llegar expuso sus quejas, sus dudas, su situación… Y Dios, con infinita paciencia, escuchaba interrumpiendo de vez en cuando para hacerle algunas preguntas.
Cuando por fin la charla llegó a un punto sin retorno,  El Señor, sacando una larga lista de la nada comenzó a buscar en ella a la triste estrella.
-¡No me lo puedo creer!, exclamó. ¡Esto fue un error! Eres una estrella de mar, y allá, en lo más profundo del océano, es donde deberías estar.

41 comentarios:

  1. Amelche,
    jaja, un error imperdonable.
    ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, las estrellas al pasear por el mar se encuentran tan felices, que cuando llega la noche y la luna ilumina el cielo, se confunden y vuelan nadando hasta arriba, aunque no tengan colores, ya se encargará Dios de regalarselos.
    Un abrazo fuerte amiga y gracias por tus comentarios en mi blog.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Rosario por tus bonitas palabras y tu cariñoso comentario.
    Ya pasé por tu rincón.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Algunos , "algunas veces equivocan su vocación "
    también lucen las estrellas en el mar.
    Precioso tu `post.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Cada uno debe estar en su lugar.

    Muy bonito tu microrrelato Montse.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Y quien no se ha sentido a veces fuera de lugar?
    Precioso Monte, como siempre!!
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Al que copió la lista deberían mandarle escribir 1000 veces 'no confundir a las estrellas'...

    precioso y tierno relato, Montse :)

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Que no se queje tanto, que las estrellas del cielo se convertiran en supernovas o agujeros negros, y a ella en el océano, se le podrá cortar un cachito y así crecerá en otro sitio para siempre ¡Nunca se está contento con lo que se tiene! XD

    ResponderEliminar
  9. ¡Que bueno y simbólico es este relato!

    Si es que cada uno tiene que encontrar su lugar en el mundo.

    Un beso
    Mercedes

    ResponderEliminar
  10. andré,
    estoy de acuerdo sobre todo en que también lucen las estrellas en el mar pero... sólo en noches de calma.
    Gracias por pasarte.
    Un abrazo
    -----------
    María,
    a veces nos sentimos fuera de lugar y es que realmente lo estamos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Latris,
    como le dije a María, estoy de acuerdo.
    gracias por tus bonitas palabras.
    Un abrazo
    .........
    Trazy,
    Y si no se sentía bien allí, ¿Qué iba a hacer? Hizo bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Mariluz
    Noooo, la lista estaba bien, la culpa la tuvo quien la colocó en otro lugar que no era para nada el suyo...
    jaja
    Un besote
    ..........
    Alfonso
    ¿Mandeeeee?
    Eso ya es para nota.
    Con lo sencillo que es mi cuento...
    Jajaja
    ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Mercedes,
    es simbólico de veras. Y salió sin pensar en su simbolismo. Es curioso como vemos lo que queremmos ver ¿Verdad?
    Gracias por tus palabras
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Pobre! No me extraña que se encontrara “rara”.... ¿quién no se ha sentido alguna vez desubicado, ¿¿verdad???

    Tenía ganas de venir por aquí.. Estoy muy liada y ¡¡qué año!!!! Si pudiera firmaba para que terminara ya.. Qué mal!.

    Un beso fuertote!!!
    Qué pasada de vacaciones!!!

    ResponderEliminar
  15. Alma,
    Paciencia, amiga, en cuanto acabe el verano, está a un paso Navidad y con ella se acaba el año.
    ¿Estás bien?
    Ya sabes como encontrarme. Si quieres escríbeme.
    Un abrazo y todo mi ánimo.

    ResponderEliminar
  16. Bien venida y bien regresada...!

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Montseeee
    ¿Pero has vuelto?
    Y yo sin enterarme.
    Es un microrrelato con mucha miga.
    Me gusta.
    Me encanta que estés de vuelta.
    Teresa

    ResponderEliminar
  18. Sí Teresa, he vuelto, lo echaba de menos, bueno, os echaba de menos.
    Un abrazo.
    .........
    Julián,
    Hola!

    ResponderEliminar
  19. Bueno, más vale tarde que nunca.
    Todo el mundo puede equivocarse.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué comprensivo eres, Torito!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Hola y buenas noches

    Preciosa y tierna historia amiga...

    Tomé la estrella de la noche fría
    y suavemente
    la eché sobre las aguas.

    Y no me sorprendió
    que se alejara
    como un pez insoluble
    moviendo
    en la noche del río
    su cuerpo de diamante.


    Muchos besitos y lindos sueños

    ResponderEliminar
  22. Lo que da de si una simple estrella, ...la que ha liado ella solita. Besos

    ResponderEliminar
  23. Esa sensación de no estar en el lugar adecuado... Pues espero que no se den cuenta si debo estar debajo del mar, porque me dan miedo los peces, jaja.
    Me alegro de volver a leerte, y de que la estrellita encontrara otro sitio donde vivir :)

    ResponderEliminar
  24. Pensé al principio qur tu estrella debería encontrarse con mi luna Doti, pero luego ya he visto que tenía otro destino.

    ME encantó el final, precioso...

    Besotes

    ResponderEliminar
  25. Balovega,
    es preciosoooo, ¿Es tuyo?
    Me encantó. Mil gracias.
    Un besote
    ---------
    Momentos,
    Ya ves, con un poco de imaginación...
    jaja
    Besos

    ResponderEliminar
  26. C.O.
    jaja, no me pega que te den miedo los peces. A tí se te echará de menos en cualquier sitio.
    Gracias
    Un abrazo
    ---------
    Shedir,
    ¿Con Doti??
    Nooo, fue una confusión de destinos.
    jaja
    Un besote

    ResponderEliminar
  27. Que sencillez al contarlo... y que profudidad tiene...
    Muy bonito! Besos!

    ResponderEliminar
  28. Pues sí que estamos bien si hasta se equivoca el creador!!!...
    Así nos va...jajajaj...

    Un abrazo enorme, guapa.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  29. Gracias Conchi, salió así, jaja. Todos debemos pararnos un poquillo a pensar.
    Un abrazo
    .........
    Sylvie,
    Todo el mundo tiene derecho a equivocarse, ¿no? Incluido El.
    jaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. parece algo muy común también en el género humano...algun@s tendríamos que pedir cita a Dios...para saber donde está el fallo...jejeje!!!
    Muy bonito Montse!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Hola amig@mi@,

    Vengo del blogger de Santiago Liberal y como vi tu comentario me decidí conocer tu morada. Y menuda casa!!! uno puede degustar de una buena taza de café mientras lee tu prosa, versos o relatos. Me quedo por acá con tu permiso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. De nuevo estoy de vuelta
    Después de larga ausencia
    Igual que la calandria
    Que azota el vendaval
    Y traigo mil canciones
    Como leñita seca
    Recuerdo de fogones
    Que invitan a matear…

    Así dice una canción folclórica de estos lados apreciada amiga. Un gusto tenerte de nuevo, va un cordial saludo, Rodisi

    ResponderEliminar
  33. Lo has escrito con tanta ternura
    que dan ganas de darle luz
    a esa estrella de mar
    y elevarla desde su océano
    hasta el cielo.

    Un gran abrazo Montse

    ResponderEliminar
  34. Anakonda, jaja te imaginas?? ¿Crees que nos recibiría? Cuando me sienta fuera de lugar, lo intento ;)
    jeje
    Besos
    ..........
    Quino,
    sobre todo bienvenido a mi humilde rincón. Conozco ( de esta forma tan peculiar a través de la pantalla) a Santiago desde el principio de mi andadura por aquí.

    Me siento feliz de tenerte entre mis nuevos amigos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Rodisi,
    Preciosas palabras me dedicas. Es un gusto tenderte la mano a través de esta pantallita que nos une.
    Un abrazo
    --------
    Marisa,
    Ojalá pudieramos ubicarla en su lugar, amiga. Seguro que lo haríamos.
    Gracias
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Tanto que veneramos a las estrellas, y sólo nos sabemos el nombre de dos: el Sol y la Polar (ni te acordabas). La segunda muy pocos la sitúan; los mismos que no diferencian una estrella, galaxia, nebulosa o planeta en el oscuro firmamento.
    Dime un/a niño/a que no se quede fascinado/a al ver una estrella de mar cada entre tanto!

    ResponderEliminar
  37. Bixen,
    Qué razón llevas amigo. Pero ¿No será que una estrella de mar la podemos tocar, y en cambio las estrellas del cielo no???
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias