viernes, 22 de junio de 2012

Definición de "hijo"


Hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de como amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de cómo aprender a tener coraje. ¡Sí, eso es! Ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente a la incertidumbre de estar actuando correctamente y al miedo a perder algo tan amado
¿Perder?
¿Cómo?
No es nuestro.
Fue simplemente un préstamo... EL MÁS PRECIADO Y MARAVILLOSO PRÉSTAMO ya que son nuestros solo mientras no pueden valerse por sí mismos, después  le pertenecen a la vida, al destino y a sus propias familias.

Dios bendiga siempre a nuestros hijos pues a nosotros ya nos bendijo con ellos.



62 comentarios:

  1. Este escrito ha aparecido en mi vida justo cuando el segundo de mis hijos comienza a "volar" fuera del nido.
    Me encantó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Montse palabras con una gran verdad, nosotros los cuidamos y ayudamos a su formación para que un día sean ciudadanos del mundo que vuelan en libertad.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  3. Es una gran verdad, Sauda, pero ¡Ay como cuesta!. Y las dudas sobre si lo habremos hecho bien siempre nos acompañan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Un genio Saramago, desde luego Montse. Por cierto, hablando de Saramago, si no lo has leído te recomiendo que leas su libro: CAÍN. Fue casi el último que escribió. Una maravilla, no pararás de reir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que manera tan certera de exponer que los hijos no son nuestra propiedad, cosa que much@s les cuesta entender. Poner todas las armas a su alcance para que vuelen solitos....¡me gusta que así sea!.

    Me sumo a la recomendación de Moderato. Te lo leerás en un pis pás, si no lo has hecho ya.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Omar,
    Hoy el merecedor de aplausos es Saramago.

    Bienvenido a mi pequeño rincón. Te devolverá la visita.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hermosas palabras y muy verdaderas. Es doloroso dejarlos partir pero hay que pensar en su propia felicidad más que en la nuestra. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. José,
    Acabo de descargarme tu último libro para este verano. Tengo mucha tarea, pero procuraré sacar un rato para leerlo.
    Gracias

    ResponderEliminar
  9. Oteaba,
    es cierto. Fueron nuestros, pero llega un momento en el que ya no lo son, y ¡Cómo cuesta admitirlo!
    Leeré el libro. Prometido. Ya sois dos los que me lo habéis recomendado, y precisamente dos amigos de peso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Ligia,
    sí, por mucho que duela es así. Lo importante es seguir apoyándoles.
    Un besote

    ResponderEliminar
  11. Es un escrito precioso, y en estos momentos, seguro que lo has "sentido" de una forma muy especial. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. No soy madre... no puedo opinar

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  13. Cierto, Pepe. Mi corazón se encontraba especialmente susceptible. Me llegó muy profundo.
    Gracias.
    Un abrazo
    ..........
    Mariluz,
    Pues yo te lo cuento. Es difícil llegar a entender que los hijos dejan de ser parte nuestra para pasar a ser ellos mismos... Se les quiere tanto!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Es difíicl poner límites amiga. Yo creo que la misma naturaleza señala las metas. Sólo le pido a la vida suerte para ellos.
    Precioso,
    Un besote
    Teresa

    ResponderEliminar
  15. Ese es mi miedo, Teresa, hasta ahora han estado bajo nuestras alas ypara bien o para mal los hemos protegido, pero ¿qué será de ellos ahora que comienzan a volar?
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  16. Precioso Montsita!! Ay las mamis con los niños!!! el lacito que nos une a ellos es quizás mas fuerte que al de las niñas no crees??
    Bss

    ResponderEliminar
  17. No podía tener otro autor este maravilloso texto.

    ResponderEliminar
  18. Totalmente de acuerdo con Saramago, como casi siempre, tan certero. Es cierto, los que sois padres, sois unos valientes.

    Un abrazo Amig@.

    ResponderEliminar
  19. Así es la vida, todos hemos volado, nosotros fuimos hijos y volamos, y ahora ellos son hijos y vuelan, no van a ser menos, son tan libres como lo fuimos nosotros.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Angie, no sé, es difícil de explicar, pero yo siempre entendí que era al revés, que los hijos tienen fijación por sus mamis y en mi caso...
    En fin, seré la excepción que confirma la regla.
    Jaja
    Un besote
    -------
    Tracy,
    He decidido leer más de este escritor. Me gusta lo que he leído hasta ahora.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  21. Salamandrágora, ¿Valientes? yo diría cobardes a más no poder. Pensamos que en la protección está el éxito, y no nos atrevemos a dejarlos volar...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. María,
    y los ciclos se repiten, pero ya no nos acordamos del anterior cuando estamos metidos de lleno en el siguiente.
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  23. Un hijo... que bello, que grande!

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Lo más grande, diría yo, amigo Antonio
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Hola, que tengas un excelente fin de semana, ha sido un placer leer tu blog, es excelente. Te invito de manera cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un poema mío titulado “Muy tarde como para tomar acción”, es un poema sobre un amor que no pudo hacerse realidad.

    ResponderEliminar
  26. Te devolveré la visita, Boris. Y feliz fin de semana para tí también.
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. No la conocía.
    La comparto totalmente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Yo tampoco lo conocía hasta que me llegó en un Email. Me pareció genial y por eso lo compartí.
    Un abrazo Toro.

    ResponderEliminar
  29. Increíble lo que dice el maestro Saramago. Te cuento una pequeña historia real que me ocurrió.Fui a ver a un amigo que estaba de guardia jurado en el Palacio de Congresos de Granada (estaba casado con una granadina, todo hay que decirlo).Mientras lo saludaba entra un señor alto y delgado y mi amigo le pide identificación. Sin perder la compostura le dice : Soy el autor. Se refería a que era el autor de la obra de teatro que se iba a estrenar. Una estrella hubiese dicho: Ah,¿pero no sabes quién soy?. Me dio una lección de humildad sin querer, ya que el encuentro fue completamente fortuito. Eso es lo que hizo grande a este hombre y desde entonces he leido cuatro de sus más importantes novelas. Un ejemplo a seguir.

    ResponderEliminar
  30. A mí Saramago es que tú sabes... me lía leyéndole. Pero lleva un poco de razón en lo que dice ahí de los hijos.
    A mí me ha gustado ese sentimiento de pertenencia. Mi madre decía 'mi niño' hasta que se murió. Y eso a mí me agradaba.
    Eso es una cosa importante, sí, los hijos deben volar. Pero no demasiado lejos. Porque los padres y las madres hay momentos en que nos necesitan.
    He visto morir a padres y madres solos en el hospital. Eso no es justo.

    ResponderEliminar
  31. Precioso comentario Pedro. Toda una lección de humildad. Qué suerte tuviste de estar allí en aquel momento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. alfonso,
    No he leído nada de él, pero aprovecharé el verano para hacerlo, aunque con la lista que tengo, no sé de donde voy a sacar el tiempo. Hasta entonces no puedo opinar, pero lo haré.
    Yo también pienso que la "independencia" hasta cierto punto. Somos necesarios tanto los padres para los hijos, como los hijos para los padres.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  33. Precioso Montse, siempre nos regalas cosas hermosas. Un hijo es el reflejo de nosotros mismos, y hemos dejarlo volar para que terminen de forjar su propio camino pero que duro es verdad, para una madre.
    :) Besitos

    ResponderEliminar
  34. Amigos, este texto no es de Saramago. Saramago era un ateo militante y su prosa montones de veces más profunda e interesante que este apócrifo autoayudesco. Para los que lo llaman maestro por acá, quizá primero deberían leerlo un poquito antes de admirarlo con la única información de que es un premio nobel.
    Tres libritos les recomiendo, a ver si se hacen una idea: El evangelio según jesucristo, Caín y Memorial del convento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. ¡Ah, qué verdad! ¡Qué gran verdad!

    Un abrazo grande. ;)

    ResponderEliminar
  36. Darilea,
    ¿Dificil? eso es poco. ¿Cuando deja de "doler" un hijo?¿Cuándo dejamos de "sentir" a un hijo?
    ¿Cuando dosificamos nuestro amor hacia ellos?
    Yo creo que nunca.
    Hasta entonces, no podrán desaparecer del todo de nuestro lado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Victor,
    Ya he comentado por allá arriba que no he leído nunca nada suyo. Si este texto le pertenece o no, yo no soy quien para probarlo. Sólo me llegó por Email firmado por él. Sea de quien sea, y escriba Saramago como escriba, a mí el texto me ha llegado muy dentro,quizás porque llegó en el momento preciso, y por eso quise compartirlo.
    Gracias por tus informaciones.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  38. Carlos,
    a tí también te viene que ni pintado en estos momentos.
    ...
    Gracias por volver.
    Un besote

    ResponderEliminar
  39. Y, ¿qué tal tu hijo en selectividad, por cierto?

    ResponderEliminar
  40. Aprobó, amiga Ana, y para lo que esperábamos se puede decir que estamos muy contentos. En el inglés, que es su fuerte se salió porque se estaba mareando del calor y de lengua no habían dado durante el curso lo que les preguntaron. La culpa no es de ellos sino del profesor que les preparó. Mi hijo lo aprobó, pero hay un montón de suspensos en lengua.
    Bueno, que nosotros hemos tenido suerte.
    Un besote y gracias por interesarte.

    ResponderEliminar
  41. Amiga, en ese caso, deberías borrar del título que el texto pertence a Saramago, por respeto al escritor, a sus lectores y también a los tuyos.
    Si el texto te gusta sin importar quién es su autor, corrígelo, porque de Saramago no es. Ni los padres ni los hijos merecen que se siga expandiendo una mentira.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. A petición de Victor, un comentarista que asegura que el texto no es de Saramago, quito el nombre del autor del título.Si alguien sabe a quién pertenecen estas preciosas palabras y quiere compartir la información, por favor, no dejes de hacerlo.
    Un abrazo Victor, y gracias una vez más.

    ResponderEliminar
  43. Yo solo te diré que tener un hijo ha sido una de las experiencias más hermosas que he tenido. Todas las etapas, desde cuando estaba en mis entrañas a cuando "ha volado" las he vivido con bienestar. Creo que cada una tiene su "aquél"

    Un abrazo.
    Mercedes.

    ResponderEliminar
  44. ¿Qué te voy a decir yo, Mercedes, que tengo tres en distintas etapas?
    Eso es lo bueno, disfrutar de cada momento.
    Precioso comentario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. Gracias Roberto. Un piropo siempre viene bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
  46. Hola Montse...la verdad es que sea de quien sea el texto...es precioso y desde luego hace reflexionar acerca de si realmente los hijos "nos pertenecen"...que dificil admitir que tienen sus propias alas para volar
    Un beso

    ResponderEliminar
  47. Unas palabras muy ciertas,
    por un hijo se da la vida.

    Un abrazo muy grande Montse.

    ResponderEliminar
  48. Anakonda, la verdad es que es algo más que difícil. Y lo peor de todo es que ese momento llega y hay que afrontarlo.
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  49. Marisa, sean de quien sean, son palabras profundas que llegan muy, muy adentro del alma del que tiene hijos.
    A mí me han hecho reflexionar a conciencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Que yo sepa, Saramago no tuvo hijos. Además, no parece su forma de escribir, mucho más enrevesada, con más subordinadas y párrafos larguísimos. Y tampoco creo que hubiera mencionado a Dios en un escrito así. No sé de quién es el texto, pero de Saramago la verdad es que no tiene pinta de ser.

    ResponderEliminar
  51. Son la exacta medida de nuestro yo. Seremos siempre aquello que se deduzca de la actitud que hayamos tenido con ellos a lo largo de nuestra vida. Nada nos define mejor que nuestro yo en referencia a ellos; nuestros hijos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  52. Estoy de acuerdo amiga, pero ¿Por qué entonces cuando hay varios y a todos se les da lo mismo cada uno "sale" a su manera???
    Todo un misterio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  53. Hola Montse, tienes post bonitos, para mí éste ha superado a los demás.Bella descripción y qué razón tienes.
    No hay amor más fuerte y verdarero .
    Lo difícil está en asimilar que ese maravilloso préstamo se tiene que ir, después de formar parte de tu vida durante tantísimo tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  54. Estoy de acuerdo con el comentario de amelche definitivamente no parece de Saramago esta reflexión, quien si tuvo una hija, lean "El evangelio según Jesucristo" excelente, cito una frese de Saramago "Dios es el silencio del universo, y el ser humano, el grito que da sentido a ese silencio"

    ResponderEliminar
  55. Buenísima la frase, Pakote. Gracias por tu aportación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. Ni de coña esta frase es de Saramago. Respeten su memoria. Quédense con la frase si les gusta y les satisface, pero revisen la fuente. Señores, Saramago era ateo, declarado. Cualquiera que le haya leído y seguido lo sabe. Y desde luego no escribía así.

    ResponderEliminar
  57. Y considero que si te correponde a ti, puesto que le citas, averiguar si es suya o no (que es que no). Ante la duda, puesto que lo que importa es el contenido, no se pone su nombre. Es mi opinión. Un saludo

    ResponderEliminar
  58. Anónimo sin nombre, ¿Quizás para que no se te reconzca? Ya quité del título el nombre del supuesto autor. Sí, el texto me gusta y por eso lo coloqué aquí, pero no es mi tarea juzgar si es o no es de o si pertenece o no a. Si tanto te molesta, no lo leas. No creo que Saramago, allá donde esté, se esté revolviendo en su tumba porque se le atribuya algo que no es suyo, ni es mi intención maldecir a nadie adjudicandole a su pluma tan bellas palabras.
    No suelo responder a comentarios sin firma, no me inspiran ni confianza ni simpatía, pero ya que te tomaste la molestia de pasar por aquí de nuevo, haré una excepción

    ResponderEliminar
  59. Me extraña que esta frase sea de Saramago que fue ateo y combativo anti religioso. Habría que decir en qué libro o artículo aparece. Independientemente del autor, la frase está muy bien.
    De hecho, la diócesis de Granada en su web oficial aclara:
    "Hemos tratado de encontrar la autoría del texto, pues nos gusta comprobar lo que colgamos en el blog, pero no lo hemos conseguido. De todas formas nos parece genial".
    Y la Fundación José Saramago emitió el siguiente comunicado sobre esta frase:
    "A propósito de um texto atribuído a José Saramago, intitulado "Definição de Filhos", que circula pela Internet, a Fundação José Saramago esclarece que o mesmo não corresponde a nenhum texto literário nem a nenhuma declaração jornalística proferida pelo Escritor".

    ResponderEliminar
  60. Gracias José Carlos por tu amable comentario que aclara puntos dudosos. Quedémonos con lo bueno, el texto, que en sí encierra tanto sentimiento como los que pueda sentir cualquier padre por sus hijos. He intentado acceder a tu perfil para agradecerte tu amable aportación, pero no es público. Ojalá leas estas palabras aquí.
    Un abrazo, amigo y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias