jueves, 24 de marzo de 2011

Equilibrio


Hay momentos en los que caminamos sobre un apenas visible hilo, más o menos tensado…
Nuestros pies, inseguros, tiemblan intentando agarrarse a lo que es su único escape hacia delante, el equilibrio.
Y logramos nuestra meta.
Pero existen ocasiones en las que nuestros pasos transcurren sobre tierra firme…
Nuestros pies, ahora tan seguros, trotan alegremente siguiendo el camino. Es entonces cuando una piedra mal puesta nos puede hacer caer.
Y fallamos en el intento.La vida es así.
Hay días que cruzamos verdaderos precipicios prendidos simplemente de un hilo; y por el contrario, hay momentos en los que tropezamos con la única piedra del camino.


-Una conversación con una amiga me llevó a esta reflexión. Es más profunda de lo que aparenta. La vida es tan imprevisible...-


28 comentarios:

  1. Pasé a echar un ratito entre tus cosas y a saludarte.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Un gusto tenerte por aquí, amigo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ay Montse que lo que dices es super cierto.
    El otro día estaba yo para que me diera algo con un tema y luego resultó ser una patata.
    Tenía dolor de cabeza, nervios ni te cuento... Tropecé con la piedra.
    jaja
    Si lo hubiera leído antes no me hubiera preocupado tanto.
    Gracias
    Un abrazo grande
    Teresa
    ( Uno de estos días intento lo del blog)

    ResponderEliminar
  4. Teresa,
    nos pasa a todos.
    A veces la cuerda es tan floja que podemos caer en cuanquier momento, pero seguimos adelante y salimos airosos, y otras por el contrario, nos ahogamos en un vaso de agua.
    Gracias por tus palabras
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Tú misma lo has dicho: Así es la vida, y hay que estar preparado para andar en tierra firme o arenas movedizas. Pero eso se va aprendiendo, paso a paso.
    besos.

    ResponderEliminar
  6. Momentos,
    Y a base de tropezones.
    Lo que da rabia es cuando dejamos las cosas sin hacer por miedo a caer ...
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Montse, la vida, es imprevisible y tiene de todo, pero sobre todo, muchos baches, lo importante, es poder seguir levantándonos y caminar.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Así es amiga mía.
    A veces cuando estamos en la cuerda floja, la atención, la no acomodación, nos hace llegar a la meta.
    Sin embargo cuando creemos caminar seguros y acomodados, de pronto aparece el tropezón.

    Muy buena reflexión

    Un beso
    Mercedes

    ResponderEliminar
  9. María,
    los baches se saltan, son momentáneos, pero mantener el equilibrio durante demasiado tiempo cuesta...
    Me alegro de verte por aquí de nuevo
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Mercedes,
    Como digo la reflexión nació durante una conversación con una amiga que lo está pasando mal.
    No hacía nada más que decir " no sé como voy a salir de esta" y eso me hizo pensar...
    Seguro que sale, aunque tenga que mantener el equilibrio durante lo que a ella le parezca una eternidad.
    ...
    ¿No?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Para colmo solemos tropezar dos veces o más en la misma piedra...y vuelta a empezar y vuelta a aprender..
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Oteaba,
    Sí amiga,es cierto, somos tan inconscientes que incluso tropezamos dos veces con la misma piedra.
    No aprendemos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. La vida es imprevista.. imprevisible y... jughetona,.... depende de nosotros bailarla ...matarla ...llorarla ...o aspirarla....
    besos y jazmines

    ResponderEliminar
  14. Mucha,
    me quedo con los jazmines, amiga.
    Me encanta su aroma
    un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Ya lo creo que es una profunda reflexión... ¡Y cuánta verdad hay en tus palabras!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Como dice una canción de "Los Piratas": el equilibrio es imposible...


    Jajajajajaja, siento estar perdida, pero me faltan horas en el día.


    Un besote gordo!

    ResponderEliminar
  17. Mar,
    Bienvenida.
    Cualquier motivo es bueno para pararse a hacer una pequeña reflexión.
    Te devolveré la visita ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Miriammmmm!!!
    ¿Cómo tú por aquí???
    Te creía perdida.
    Me alegro de verte,
    ;)
    Un besote

    ResponderEliminar
  19. Curiosamente, anoche en la radio hablábamos del equilibrio en plan físico. O sea, como esa propiedad que tienen los cuerpos para seguir en el mismo estado. Eso es el equilibrio. Y poníamos el ejemplo de la momeda de canto en equilibrio o puesta con la cara o la cruz en la mesa. Ambas posiciones son de equilibrio. Pero una con un soplido se cae y la otra no.
    Así es la vida. Sin embargo a mí la experiencia me ha cambiado y no sé si estoy desequilibrado pero ... intento pensar en lo que me ocurre.
    Desde que me pasó lo de mi hermana, reaccioné bien. Y mira que era gordo, tiré para adelante.
    Ahora te ocurren cosas como dices, que te ahogan en un vaso de agua.
    ¿Voy a perder el equilibrio por una discusión en el trabajo que me producirá estrés?
    No no. Hay que sopesar los pesos y contrapesos de la vida, para no perder el equilibro, porque si no, estamos todo el día en el suelo.
    Bueno, que me enrollo :)
    Saludos en esta noche que nos quitan una hora.

    ResponderEliminar
  20. Me gusta que te enrolles Alfonso.
    Esta es desde hace tiempo tu casa.
    Esta vez coincidimos,
    Como he dicho más arriba, el móvil fue una conversación con una amiga que lo está pasando francamente mal.
    Está en la cuerda floja, pero tiene 3 hijas y no hay más narices que, como ella dice, tirar palante..
    La conozco hace tiempo, y por eso sé que ahora tiene motivos para ahogarse, pero antes se ahogaba en un simple vaso de agua...
    Eso es todo

    Gracias amigo
    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Querida Montse, te pido disculpas por no pasar antes. Esta semana he estado de hospital con mi hermana mayor... andamos sobre un fino hilo de araña, sólo espero que soporte nuestro peso hasta que el próximo martes nos den los resultados de la biopsia.

    Agradezco tus visitas y cálidas palabras

    Dos abrazos y dos besos

    ResponderEliminar
  22. El corazón me decía amiga Mariluz que algo iba mal...
    No eres de estar en silencio tanto tiempo.
    Ojalá todo vaya bien. Sabes que lo deseo de corazón
    Un abrazo esta vez más gordo si cabe.

    ResponderEliminar
  23. Así es Montse, cuando por fin
    parece que después de tanto luchar
    llega la hora del disfrute,
    aparece esa piedra difícil de
    sortear.
    Entiendo la reflexión de
    tus letras.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. A veces Marisa, ni siquiera necesitamos la espera. El primer canto rodado que encontramos en el camino, nos hace tambalearnos.
    Gracias por tus palabras.
    Un besote

    ResponderEliminar
  25. La consciencia y el etretenimiento han de ir por separado. a veces entretenidos sobrepasamos lo irracional y a veces creemos pisar con fuerza y tropezamos.
    Que daria yo, por saber como moverme en cada momento.
    Besos
    Jesus

    ResponderEliminar
  26. Jesús,
    al margen de lo irracional,que pesa, racionalmente y con consciencia hay veces que algo se nos escapa...
    Me alegro de tu vuelta.
    Mañana te visito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Las piedras inoportunas siempre están ahí, esperando sin agazaparse ni nada,pero...después de tantos equilibrios en un imperceptible alambrillo ¿ nos vamos a acobardar por una caida ...?
    El luchador que hay en cada uno tiene que ayudar a resolver ese tropezón ( ¿¿necesitas tiritas ??, tengo ).
    Biquiños de A.Dulac

    ResponderEliminar
  28. Pues Antonia, aunque te parezca imposible, a veces sólo la visión de la piedra ya nos desanima.
    Es cuestión de falta de confianza o simplemente miedo.
    ...
    somos así
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias