jueves, 7 de enero de 2010

Imitando a Charlot


Me pregunto si en el día a día del trascurrir de la vida somos quienes somos realmente, o simplemente somos imitadores de otros o, incluso de nosotros mismos en forma de un “alter ego”, que hemos creado para ciertos momentos .
Se cuenta que:
Durante la primera década del siglo XX Charles Chaplin tenía tanta popularidad que infinidad de “Chaplinistas” recorrían los circos y teatros ganándose la vida imitando al entrañable “Charlot”.
Tantos eran sus imitadores que se creó un concurso nacional en Estados Unidos en el que se premiaba a quien mejor realizara la imitación.
Durante uno de sus viajes a San Francisco a Chaplin le llegó la noticia de este concurso y se inscribió.
Increíblemente el resultado fue desastroso, no pasó de la primera ronda y los jueces le dieron una de las peores calificaciones de su tanda.


A veces la vida y las circunstancias nos exigen imitar la forma de ser o de pensar de otros, o hacer como si nuestra forma de ser o de pensar fuera la demandada en el momento, y el resultado es como el de la anécdota del gran cómico. Fallamos.
A Charles Chaplin, se le pedía que imitara a Charlot, pero … ¿Qué hubiera pasado si a Charlot se le hubiera pedido que imitara a Charles Chaplin? Hubiera tenido éxito, porque en el fondo él era Charles Chaplin. Lo único que tenía que hacer era dejar de lado su faceta de imitador, y ser él mismo.
No ser uno mismo es vivir una vida falsa, una farsa. ¿Por qué vivir tratando de agradar a los demás cuando deberíamos vivir tratando de agradarnos a nosotros mismos?
Toda imitación tiene un límite, el propio yo.

No me preguntéis cómo he llegado hasta aquí. Sólo visité un blog nuevo que me hizo pensar; después me encontré esta foto de Charlot.
El resto es lo que habéis leído.

39 comentarios:

  1. Estupendo.

    Ahora solo falta hacerlo, amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues Cornelivs,
    no creo que sea tan difícil ¿No?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues no se cómo has llegado, pero has hecho una muy buena reflexión...

    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Imitando a Charlot..? Pues yo no estoy dispuesto a comerme un zapato, eh??? jajajja

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Querida mia es lo que llevo intentando aplicarme desde hace un tiempo y es bien importante para quererte porque si tu no te aceptas como eres...
    Una muy buena entrada
    BESOTES

    ResponderEliminar
  6. Todos tenemos diferentes facetas en la vida, una cosa muy diferente es tener un alter ego.
    Y desde luego nunca haya que vivir pretendiendo dar gusto a los demas debe ser agotador igual que no ser uno mismo.

    ResponderEliminar
  7. Alma,
    yo también me lo pregunto...
    jaja
    Besos

    -------
    Hiperión,
    ni lo intentes, te queremos demasiado ;)
    jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Bimbinete.
    Pues el primer paso ya lo diste. Reconocer lo que quieres. Ahora amigo Bimbi viene lo difícil, ponerlo en práctica.
    Un abrazo
    -----
    Ricardo,
    Pues aunque sea agotador yo soy partidaria de ser uno mismo. Lo otro quizás agrade al que pretende que actúes diferente, pero pienso que como le pasó a Charlot, no saldría bien...

    ResponderEliminar
  9. Hola, amiga Montse.
    Siempre he dicho que si alguno de los modelos que se admiran en una tienda "de postín", estuviera en el Chino de al lado, nos alucinaría de mal gusto...
    Y es que los humanos somos así de graciosos. Vamos por el reguero, como als ovejas. Si es caro y supuestamente fashion, es suficiente.
    Ufff. ¡Qué mundo de becerros hemos creado!.
    Un abrazo, cielo, con mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  10. Curiosa anécdota, pero a veces es predecible. ¿alter ego?, bueno, en el trabajo hay que parecer mejor que ser, se nos paga para éso y nunca somos lo que queremos ser, la sociedad tiene sus barreras invisibles. La dignidad y la conciencia nos dice dónde está exactamente el límite y el precio. Nuestra supervivencia depende de tener todo ésto muy claro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. La representación
    de uno mismo.
    Buenas reflexiones.

    BESOS.

    ResponderEliminar
  12. Celia,
    estoy totalmente de acuerdo.
    En cuestión de modas, pasamos de todo, es llevar la marca y tragamos con lo que sea.
    No se me hubiera ocurrido plantearlo por ahí,
    Un nuevo punto de vista que ilustra el pensamiento.
    Gracias por el aporte ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Pedro,
    Curioso. Es cierto lo que dices, pero aunque cierto, no deja de ser injusto. No deberían exigirnos esto y lo otro. La finalidad del trabajo es el bienestar del ser humano, y no la alienación.
    Difícil tesitura la planteada. Está en cada uno el poner los límites, como tú bien dices.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Marisa,
    Creo que todos lo hemos hecho alguna vez.
    ¿Bueno o malo?
    Que cada cual juzgue.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Me hubiera gustado contemplar a Charlot imitando a Charles Chaplin.
    Creo que no me saldría muy bien una imitación de mi mismo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. El tratar de imitar a otros, el pensar que otros son mejores, que lo hacen mejor, y no valorarnos... no es nada bueno.

    Pero, sí, nos disfrazamos siempre de lo que los otros quieren ver.

    Eso es lo malo.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  17. Imagínate a las personas homosexuales que viven en encerradas en su armario, que no es si no una cárcel del alma. Y viven sin ser ellos, ya no por ellos mismos, si no porque sus padres, sus hermanos, sus seres queridos no sufran.
    Es una vida falsa, sí. Una farsa, también, porque algunos llegan al extremo, viviendo una vida heterosexual de mentira, llevándose por delante a maridos, mujeres, e hijos.
    Y todo, por que hay gente que no les deja ser quienes son.
    Créeme, sé de lo que te hablo. Hay mucho Charlot por ahí. Y mucho Charlie Rivel ahuyando de dolor también.

    ResponderEliminar
  18. José Ignacio,
    a mí también, no te creas. Hay que tener una especie de doble personalidad en la cual siempre una será la dominante.
    Un abrazo
    -----
    Moony
    Yo creo que es distinto, el disfraz cubre, la imitación trata de simular una actitud que no sentimos, somos por un rato lo que no somos.
    ¿Qué es mejor?
    Me quedo con el disfraz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Alfonso,
    Has entrado en un tema en el que no se puede generalizar. Yo conozco homesexuales estupendos, que son personas geniales, es sabido de todos su condición y en el entorno que viven son admitidos como tales, pero en cambio conozco gente que, como hoy ser "distinto" está de moda, imitan... Y esos sí que no los trago. Una imitación es y será siempre un fracaso en la propia personalidad.
    Pero como te digo para esto nunca se podrán hacer reglas, porque cada individuo es un mundo y, tiene su propia historia.

    De todos modos mi post generalizaba en las formas de ser de cada uno, en los posibles "alter ego" y en cual imita a cual...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Bonita reflexión y bonita foto, te la pido prestada para un trabajo del cole.
    Gracias

    ResponderEliminar
  21. anónimo,
    gracias por tus palabras. La foto es de internet, puedes cogerla tranquilamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Hola preciosa, preciosa imagen de Chaplin. Siempre he intentando ser yo misma y no imitar a nadie, creo que lo he conseguido.. jjaja...

    Por cierto, desde que me dijiste que no cargaba bien mi blog, he pasado los antivirus como mas de diez veces, he quitado todo lo que pudiera ralentizar, no tengo publicidad y antes de tiempo he quitado todo lo de navidad, asi que no puedo decirte porque no te carga, de momento eres la única que me dice esto, pero sigo investigando... jjaja.,..

    Besotes y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  23. Ya había oido esa historia del concurso de Chaplin...Una buena lección para los que se creen que lo saben todo y luego al final meten la pata hasta el fondo...

    ResponderEliminar
  24. Balo,
    Aparte de que tarda mucho en cargarse, cuando intento comentar tardo siglos y tengo que escribir a oscuras, porque escribo pero no veo lo que escribo hasta pasado un rato. Para borrar lo mismo, imagínate, si escribo a tientas, cometo errores, y para borrarlos, lo mismo, sin ver lo que borro.
    Es un latazo pero... todo sea por una amiga.
    Pensaba que era la nieve pero hoy no pude cargar el vídeo...
    Yo tampoco puedo decirte qué pasa. Mis conocimientos son limitados :( A mí me han desaparecido de golpe más de la mitad de las visitas y hay blogs que nunca se me actualizan.
    Son fantasmas informáticos que se divierten así.
    Pacienciaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Carla,
    yo me enteré de la historia de refilón, y ¿Cómo decirte que me encantó?
    Besos

    ResponderEliminar
  26. A ver, no lo tengo tan claro que Charlot hubiera tenido éxito imitando a Chaplin... porque no estoy tan segura de que Chaplin supiera exactamente como era él mismo. Nos pasamos la vida recogiendo cosas de otros por el camino y llegamos a olvidar quienes somos en realidad. Hay que trabajar mucho para llegar a desprenderse de todo lo que no es nuestro y quedarnos con la esencia de nuestro yo. (igual que cuando nos empezamos a teñir las canas y perdemos la referencia de cual era nuestro color original...jaja). Te mando un beso y te deseo todos los éxitos en ese camino de autoconocimiento

    ResponderEliminar
  27. ¿Sabes sinkuenta?
    Me encanta el tema de la doble personalidad tento en cine como en literatura. En la vida real debe ser maravilloso... No conozco a nadie que la tenga médicamente pero me encantaría estudiar algún caso. Pienso en que Charlot/Chaplin, es uno de esos casos. Tuve que hacer un trabajo sobre él en la universidad y alucinarías de lo distintos que eran los dos personajes. Conocemos a Charlot, pero no a Chaplin.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Excelente escrito... Me pones a pensar.

    Imitaré a mi propio yo para parecerme…

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Salvador,
    Eso quiere decir que no te comportas como tú. Ay, ay ayyyy.
    Suerte en tu cruzada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. hOLA OTRA VEZ, DECIA QUE DEBE SER AGOTADOR NO SER UNO MISMO.
    Pues actuar intentando dar gusto a otros o usando una mascra eso si que debe ser agotador.
    saludos.

    ResponderEliminar
  31. HOla preciosa... como veras hice una limpia, he quitado todo lo que pensaba que podía ser el error, como dice mi marido contra mas artilugios tengas más lento va.. así que todo lo que creo que me daba la lata lo he quitado..

    Buena semana con un besote grandote

    ResponderEliminar
  32. Había leído acerca de esa anécdota.

    Entre agradar a los demás y mantener las propias señas de identidad, en mi opinión hay que encontrar un delicado equilibrio que nos permita ser quienes realmente somos, aunque a veces tengamos que limar alguna pequeña arista, (las mías son cortantes, créeme), para hacer más fácil la convivencia. Pero esa línea debe caer más de nuestro lado: si la dibujamos muy allá perderemos autenticidad y sinceridad y al final conseguiremos no ser nosotros, sino alguien que se nos parece el que caiga bien al resto.

    Besos, filósofa. ;-)

    ResponderEliminar
  33. Conocía la anécdota de Charlot y la verdad, nunca me lo había planteado así como tú. Sabias palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Balo,
    Pues lo has logrado. Ahora esto va mucho mejor, puedo incluso bajar la barra lateral sin que se me venga encima todo el blog ;)
    besos

    ResponderEliminar
  35. Carlos,
    Me pillas sin razonamientos filosóficos. Por supuesto siempre hay alguna arista, aspereza o defectillo que limar pero no cara a ... sino por nosotros mismos. Crecemos como personas cuando reconocemos nuestras limitaciones, no cuando las suplimos con máscaras. Y ya sabes que te habla alguien que a menudo recurre a ellas...
    jaja,
    Menos mal que no tenía argumentos ;)
    Besoss

    ResponderEliminar
  36. Latris,
    Bienvenida, te debo una visita.
    Gracias por pasar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. El genial Charlot es inimitable aunque le imiten muchos. Lo mismo que tú, eres inimitable.
    Un rampybeso.

    ResponderEliminar
  38. Rampy,
    Ay, que me sonrojo!!, jeje
    gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias