domingo, 7 de junio de 2009

El hombre del chiringuito 2

Observad el respaldo de la silla amarilla, es su parapeto contra intrusos, y su único compañero... Un gato

>

Ha llegado el verano aquí en Aguadulce, la playa se llena de gente ávida de sol y agua de mar... y, mi “hombre de las palomas”, que vivía en un chiringuito de la playa , me preocupa…

Hago indagaciones y bajo a la playa a intentar recopilar información para escribir este post.

Lo he visto en su sitio ayudando a descargar mercancías, y colocando sillas y mesas…

El “hombre de las palomas”, sigue en su puesto.

Hoy sé que le pagan en el chiringuito por vigilar por las noches. Recibe comida y un sitio seguro en donde dormir… y, quizás algún que otro Euro.

He visto sus escasas pertenencias amontonadas en la playa durante el día, y lo he observado, tumbado en la arena esperando pacientemente que llegue la noche para volver a su “hogar” en el chiringuito.

Hoy sé que es un hombre afable, pero no tiene la higiene que debiera, y aunque su sonrisa acompaña sus pasos, la gente lo rehúye escapando de su “olor”…

He vuelto a ver a las palomas comiendo los trozos de pan que él les sirve cada día, por lo que ellas vuelven cada mañana al lugar donde encuentran una sonrisa y alimento gratuito…

Y yo me he quedado tranquila sabiendo todo esto…

41 comentarios:

  1. Ay Montse, qué lindo recuento. Con tantas charlas me había olvidado de preguntarte si habías vuelto a verlo. Al menos, ya sabes que algo de sustento logra y que en las noches está cobijado. Me gusta pensar que es feliz así, escuchando el mar por las noches y sintiéndose libre como sus palomas.
    Me encantó tener noticias, y sé que ahora estás más tranquila.
    Las imágenes son muy buenas, tienen “calor y sentimiento”.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Un gusto leerte, y la narración que nos entregas esta llena de intriga que nos invita a seguir leyendo. es maravilloso.

    saludos fraternos con mucho cariño,
    un abrazo

    besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, Montse , muy tierna la historia que nos cuentas.
    Gracias por compartirla
    Un rampybeso

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo tu post sobre el.......que extraño y misterioso personaje.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Amor y libertad,
    la historia en sí, da paz...
    Un abrazo
    ------
    Adolfo,
    Viene de antaño, de este invierno, cuando paseando al lado del mar, me topé por primera vez con este intrigante personaje...
    No quise perder su rastro
    abrazos

    ResponderEliminar
  6. Rampy,
    Es tierna si´, y más cuando se trata de algo real, continuación de aquella primera vez...
    Un besote
    --------
    Tony,
    Desde entonces le sigo la pista, no quería perderlo...
    ¿Puedes creer que lo localicé de nuevo por el vuelo de las palomas alrededor del chiringuito?
    Desde el paseo, cuando duerme no es fácil de ver, y los chiringuitos son todos iguales...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Vivian,
    Sabes como soy, y algo que me llegó tan dentro es dificil de borrar...
    Desde entonces lo he observado, sé de cosas que me cuenta la gente que lo ve a diario, y más que nada, me quedo tranquila.
    Pero...
    ¿Hasta cuando durará en la playa, un montón de basuras, y bolsas de supermercado no creo que lo permitan por mucho tiempo, y más ahora en verano que la gente está todo el día en las playas...
    Espero que encuentre otro sitio para estos dos meses, más cómodo y al abrigo del tremendo calor...
    Un besote

    ResponderEliminar
  8. Lindas fotos...me ha dado gana de darme un paseo por la playa...

    Feliz domingo y un abrazo...!

    ResponderEliminar
  9. Hola Montse.
    Recuerdo tu post de hace tiempo, en donde nos hablabas del hombre de las palomas.
    Me laegra que le hayas encontrado. ¿Sabes? Pienso que es mucho más feliz que muchos ejecutivos que se tienen que afanar en mantener su estatus buscando una compensación a toda esa lucha, que a menudo, no lleva a ninguna parte.
    Gracias por foto y escrito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. No son sólo fotos lindas. Son también fotos de sensibilidad y generosidad. El paisaje y el motivo no se circunscriben a un ambiente placentero y agradable como siempre es el de la playa pacífica, sino al papel que dentro de ese escenario representa un pobre hombre, que pasa desapercido, cuyo mundo de relación se limita a las palomas sin saber que alguien le observa y se interesa por él y por su suerte. Has sabido transcender a un ambiente que invita a la autocomplacencia para sentir que es mucho más que eso. Un abrazo, Montse

    ResponderEliminar
  11. Corne, jaja
    Pues aquí está... pilla a tu Linda y ven a darte un baño...
    besos
    ---------

    ResponderEliminar
  12. Celia,
    Fernando,
    Es especial... No habrá muchos casos ya no digo iguales, sino parecidos...
    He visto a este hombre leyendo el periódico, sentado en la arena... no sé si el del día o alguno del mes.
    lo he visto acarreando cajas de bebidas desde un camión hasta el chiringuito, y como habla con los que le redean... ´
    Lo he visto al amanecer( sú amanecer) a las 10 de la mañana, levantandose, y mirando al mar, como asegurandose de que sigue en su puesto...
    Bueno, que es algo que me atrae inevitablemente, como el imán al hierro...
    Un abrazo y gracias por vuestras palabras ;)

    ResponderEliminar
  13. Hola, Montse:

    Me gustan mucho las imágenes, sobre todo, porque estan cerca del mar, quién pudiera estar ahí, y observar el mar, asi como a sus gentes, quedarse quietas, navegando por nuestros ojos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Tu vagabundio romántico reaparece con el verano en ciernes.
    En Mazarrón había un pescador jubilado, enjuto de carnes, casi consumido, que alimentaba a los patos que nadaban el el puerto, junto a las rocas del espigón. Cuando el hombre murió, el Ayuntamiento reconoció su figura de San Francisco de Asís marinero y le erigió un pequeño monolito "A Juan Coy, por su amor a los animales" rezaban los azulejos amarillos y azul marino, como el sol y el mar Mediterráneo.
    Poco tiempo después, se construyó un inmenso puerto deportivo, lujoso y sin patos. El monolito desapareció. Yo lo sentí mucho.

    ResponderEliminar
  15. María, a los ojos de este hombre, me pregunto como será el mar. Lo verá como tú y yo, o por el contrario tendrá otra forma de sentirlo...
    Me encantaría saberlo...
    un beso
    ---------
    Celia,
    Qué historia tan bonita, ideal para un post, y si encontraras alguna foto del monumento...
    Es simplemente una idea , jaja
    Besos

    ResponderEliminar
  16. mmmm... me quede con ganas de seguir leyendo
    preciosas fotos
    saluditos semi congelados desde
    valparaiso!

    ResponderEliminar
  17. ¡¡Con las ganas que tengo yo de playa!!!!
    Me ha encantado tu entrada. Desprende mucha ternura.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Me gustaría conocer su historia, quizá ´sea un hombre interesante, o un hombre con alguna deficiencia y sin una familia que le apoye.
    ¿Dónde vivirá en invierno?.
    En casa enseguida le imaginaríamos una historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Qué buen post Montse, me encanta esta historia que has seguido con tanto cariño (seguro que lo hay)
    Las fotos son buenas....eh??
    Estoy bien, gracias, sólo pasando algún momento difícil.
    Un beso
    mj

    ResponderEliminar
  20. Lili,
    ¿Seguiste el enlace del principio?
    La historia empezó en invierno,
    Un abrazo
    ---------
    Alma,
    Gracias, hay ternura, tiene una sonrisa tan limpia, aunque él esté "no muy limpio"...
    En fin...
    Besos

    ResponderEliminar
  21. María Jesús,
    ?Por qué te crees que le sigo los pasos?
    A mí también me gustaría saberla, y no sólo en vuestra familia, también yo, "imagino"...
    Has leído "El loco de las muñecas"?
    Te gustará
    Besos

    ResponderEliminar
  22. MJ,
    Me alegro de que esté bien, aunque siento que pases un momento dificil, si en algo puedo ayudar... Cuenta conmigo!
    Y la historia... ya me conoces, no podía dejarla a medias. Entonces la titulé "una historia sin final", hoy la titularía "todavía hay más"
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Resulta que también eres literata, qué maravilla.

    Claro que sí, razones has tenido para quedarte tranquila, al ver que unos seres, aunque pobres, pueden alimentar a otros más pobres que ellos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Pues no sé si intriga pero si produce emoción y disfrute saber que el hombre de las palomas vive mejor en verano. A propósito, deberíais recordarle que se duche o que se bañe en el mar jajaja. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  25. Yuria,
    ¿Literata?
    Esto es real, lo clasifiqué de relato porque no sabía que etiqueta darle, pero no es un cuento, es una realidad. Ese hombre vive a así como describo, y hoy me alegro de saber que sigue ahí, pues su futuro al abrir los chiringuitos era incierto.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Josef,
    tú si relatarías sus viviencias de lujo.
    Bueno, lujo poco. NO creo que dormir en invierno en la orilla del mar, y pasar los días de verano tumbado en la playa como ves en la foto, sean lujos, pero al menos come y tiene un sitio en donde estar.
    Lo de lavarse... No sé, creo que el agua y él no se llevan bien. En la playa hay duchas que funcionan en invierno y en verano...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Me acuerdo cuando lo vimos jejejeje...


    Paz, paz, paz,playa, playa,playa, café, café, café...eso es lo que quiero yo ahora y necesito jajaja.


    Un besazo!! Por fin he podido sacar tiempo!

    ResponderEliminar
  28. ¿Y no se baña nunca en la playa?

    ResponderEliminar
  29. Cuanto me alegra haber venido y haber sabido un poquito más de tu hombre de las palomas...y sobre todo, ver que seguía bien...

    besitos, Montse.

    ResponderEliminar
  30. Amig@, me has llamado Celia en tu respuesta, precioso nombre, pero no es el mío..."No tengo foto del monumento, y mira tú que lo siento". pareado, pareado/ sin pensarlo lo he creado.

    ResponderEliminar
  31. Miriam,
    sí, luego he seguido bajando y observandolo y bueno, lo importante es que no tiene nada, pero no le falta nada...
    Besos
    -------
    amelche,
    nunca lo vi ni lavarse en las duchas..., pero puede que lo haga.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Rosa,
    Perdónnnnn!!!!!!
    más de una vez os confundo a Celia y a tí, tengo que investigar en mi mente el porqué...
    Intentaremos encontrar alguna foto ;)
    Besos
    -----
    Syl, pues sí,has llegado en un momento "curioso", pues ni es triste ni alegre... Simplemente me tranquiliza el saber que sigue bien y acompañado de sus palomas..
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Como siempre, sabes encontrar las palabras exactas a cualquier escena cotidiana. Eso es poesía.

    ResponderEliminar
  34. Hoy Pedro mis palabras no son poesía, sino realidad, la realidad de este hombre que vive desde hace meses, en un chiringuito de la en compañía de unas palomas a las que hace danzar...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Jejeje... No has parado hasta conocer su historia...

    Besos. ;-)

    ResponderEliminar
  36. Carlos,
    Demasiado "atrayente" para cesar en mi "misión"
    Besos

    ResponderEliminar
  37. Bueno, veo que has hecho tu pequeño trabajo de investigación, Montse.
    Probablemente ese hombre esté falto de muchas cosas, pero si le sueles ver con una sonrisa debe ser porque será feliz con lo poco que le regalala vida. Que le dure su "trabajo"...

    (He visto ese video de la niña en la ONU. Más tirones de oreja como aquel hacen falta. Los grandes dirigentes no debería perder jamás la visión de lo prioritario y fundamental en el mundo)

    ResponderEliminar
  38. Yo pienso, Juanra, que con lo poco que tiene es feliz por ahora. Espero que le dure, imagina un personaje así en un chiringuito en época de verano...
    :(
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. una tranquila opción de vida, no como otras...
    Muakis
    Encarna

    ResponderEliminar
  40. Encarna,
    Y aveces envidiable, pero sólo a veces...
    Besos

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias