viernes, 14 de octubre de 2011

El alacrán


Cuentan que un maestro oriental vio cómo un alacrán se estaba ahogando, y decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán le picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó y el animal cayó al agua de nuevo. El maestro intentó sacarlo otra vez y otra vez el alacrán le picó.

Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: “Perdone maestro, ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua el alacrán le picará?”. El maestro respondió: “La naturaleza del alacrán es picar, el no va a cambiar su naturaleza y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar y servir”. Y entonces ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.

No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño, sólo toma precauciones y no permitas jamás que la conducta de otras personas condicione la tuya.

¿Sencillo?

(Reflexión  atribuida a Anthony de Mello)









36 comentarios:

  1. Hermosa reflesión recogda por Anthony de Mello.
    Una auténtica lecion de filosofía de vida.
    Gracias por trernosla. Un beso

    ResponderEliminar
  2. André, gracias por decirme la autoría del escrito. La verdad, no sabía de quién era.Aimplemente me encantó. Ahora mismito lo pongo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bueno......en verdad la vida nos hace cambiar a medida que nos van haciendo daño....no cambio mi naturaleza.....simplemente me vuelvo con la edad mas autista para protegerme....
    angie

    ResponderEliminar
  4. Pues sencillo no es, pero debería ser así. Aunque creo que cada cicatriz que nos va quedando algo sí nos cambia, no?
    Buen finde Montse! Muakkkk

    ResponderEliminar
  5. Buena enseñanza para ponerla en práctica.

    ResponderEliminar
  6. Está bien este de hoy porque hay mucho alacrán suelto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Entre los alacranes o escorpiones es frecuente el canibalismo y no necesariamente porque estén hambrientos y no tengan otra cosa que comer. En el curso de su larga existencia sobre el planeta, seguramente su instinto les ha enseñado que, o comen o serán comidos.
    P.D.: El maestro murió de apnea; no de cangrena.

    ResponderEliminar
  8. Habrá que ir con pies de plomo, observar, conocer la naturaleza de aquel que nos necesita... ayudar con tiento, desconfiar para poder actuar con eficiencia y sin sufrir un daño.

    Besito volado.

    ResponderEliminar
  9. Mar,
    bienvenida a mi rincón. Sí, la historia no tiene desperdicio. Da para pensar y pensar en busca de las consecuencias que conllevan nuestras acciones. Yo no sabía la autoría, simplemente me llegó, me gustó y lo colgué, pero André me dijo que la reflexión es de Mello.
    Sea de quien sea, es un buen texto que abre puertas a pensar...
    Un abrazo
    ----------
    Angie,
    los palos nos endurecen, y a veces bajo el peso de la rabia, dejamos por momentos de ser nosotros mismos, es difícil actuar como el monje, pero es fácil pararse a reflexionar sobre nuestra postura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Latris,
    Somos humanos, nuestra piel es sensible, y como tú bien dices, actos como este dejan cicatrices, que si bien no duelen, nos reduerdan lo que hubo una vez. No me culpo, ni culpo a nadie.
    Un abrazo y buen finde a tí también
    --------
    Tracy,
    me lo pareció y por eso la compartí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Toro,
    Qué verdad más verdadera!
    Un abrazo
    --------
    Bixen,
    jaja, pero...¿fuiste tú quien le avisó de que no volviera a intentarlo?
    ...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Brujita,
    Bienvenida a mi humilde rincón.

    Las tuyas sí son palabras con fundamento.
    Quizás a veces nos pasamos de metomentodos. Sí, lo mejor es pararse 5 minutos a ahondar en la naturaleza del ayudado.
    Me gustó tu comentario
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Montse, he suprimido mi comentario porque quizás no entendí bien el texto y metí de lleno la mata, a veces me ocurre; lo siento, pero me indujo a esa reflexión. Un saludo.

    Mar.

    ResponderEliminar
  14. Mar, es la parte buena de la literatura, que a cada uno nos habla de una manera distinta. Nunca te preocupes de entender de una u otra forma. Lo importante es que un texto te llegue dentro.
    Un abrazo y paso a hacerte una visita.
    ;)

    ResponderEliminar
  15. Es una fábula preciosa, pero no es nada sencillo responder "tercamente" con el bien a quien se empecina en hacerte el mal, la verdad es que es un gesto heroico cuando se trata de personas.Sin embargo, sí que es cierto que tendemos a comportarnos como somos, a pesar de los pesares.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Más que difícil diría yo, Rosa. La verdad es que responder con un bien a quien te hace mal es de santos. Gracias por tus palabras
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Gracias, Montse, es muy cierto lo que comentas, pero este medio, a veces, es muy susceptible a las malas interpretaciones y metemos la pata(no la mata, ups... jeje...).

    ResponderEliminar
  18. Hola Montse...una reflexión de sobresaliente...
    ¿sencillo? ...pues yo diria que no...supongo que la primera reacción, "en caliente" es lo que solemos hacer la mayoria...sería decir ¡¡que le den!!! jajaja...supongo que llegar a ese punto de sabiduría es bastante dificil... pero está claro que deberíamos intentarlo una y otra vez...
    Feliz Finde...y muchos besitos

    ResponderEliminar
  19. ...
    Mi tozudez, tu tozudez nos abraza en esa mistérica ley gravitatoria, haciéndonos colisionar o refutarnos, para descubrir la magia cuando uno gravita en torno al otro.
    Sin remedio, condenados por tercos, esquilmados, preservamos a quien no desea nuestra mano abierta, impertinentes con el desaliento...

    ResponderEliminar
  20. Buena reflexión. Así debe ser.

    Un abrazo grande para ti.

    Mercedes

    ResponderEliminar
  21. Mar,
    de nuevo gracias, a tí por pasar una y otra vez. Esto se ha convertido en toda una charla entre amigas. Un abrazo
    ........
    Anakonda,
    Pues sí. Yo pienso que mi reacción hubiera sido la misma ¡Qué le den!, pero no viene mal pararse a pensar si esa es la reacción que deberíamos haber tenido.
    A mí al menos me hizo pensar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Tronken,
    aunque me costó llegar a entender, ya sabes de mi limitaciones, decirte que me alegro de estar de acuerdo contigo o de que túlo estés conmigo, que es lo mismo.
    Un abrazo
    ..........
    Mercedes,
    Sí, es buena. Demasiada miga para un pan tan pequeño.¿No?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Sencillo no es, más bien, complicado. Pero habrá que intentarlo al menos.

    ResponderEliminar
  24. Amelche, jaja, creo que ni tú ni yo valemos para eso.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Buena entrada, de las que hacen pensar. Besos

    ResponderEliminar
  26. Huy, yo eso me lo creía en los tiempos que leía la oración de la rana. Pero, si yo no llego a cambiar mi actitud con algunas personas, hoy estaría aniquilado totalmente.
    He aprendido a ayudar a los demás, pero también , a defenderme como el escorpión, no me ha quedado otra. Y hablo con conocimiento de causa, y ya sabes por dónde voy :)
    Por cierto, al de la rana, le condenaron por escribir esas cosas.
    ¿Se defendió en aquella ocasión? jeje

    ResponderEliminar
  27. Hola de buenas noches...

    No tengo buenos recuerdos del alacrán, algún día te lo contaré...

    Besotes de lindos sueños

    ResponderEliminar
  28. Hola amiga lejana, algunos son alacranes, otros abejas, los hay elefantes, también caballos y corderos, pero el único ser que puede cambiar su condición es el hombre, aunque son muy pocos lo que llegan a ser humanos... Va para ti un cordial saludo deseándote una buena vida, Rodisi

    ResponderEliminar
  29. Pilar,
    me alegro de que te haya gustado.
    Un abrazo
    .........
    Asaborido,
    Sí, te entiendo, y entiendo que todos tendamos a defendernos si somos o pensamos que somos atacados. De ahí la valía de la acción del maestro.
    Esta vida...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  30. Balo,
    ¿Te picó alguna vez uno?
    ¿Recuerdas cuando encontré aquel tan grandísimo estando en México?
    Qué horror. Lo llevo grabado. NO creo que yo me atreviera siquiera a intentar salvarlo si se estuviera ahogando.
    Un abrazo ( Sí, cuéntamelo ;) )

    ResponderEliminar
  31. Rodisi,
    precioso comentario lleno de sabiduría. Sí, por ser superiores (o eso pensamos) tenemos la opción de cambiar nuestra naturaleza, pero patinamos cada dos por tres. Quizás sería mejor que no tuvieramos esa capacidad ¿No? Así la humanidad sería más humana.
    Un abrazo en la distancia

    ResponderEliminar
  32. Me gustan las reflexiones de Anthony de Mello y sus cuentitos el año pasado leí mucho de él, en su página oficial.
    Un besito

    ResponderEliminar
  33. Daril, no sabía que de Mello tenía una página oficial. Ahora mismo la busco y pongo un enlace.
    Un abrazo grandote y...
    Gracias.
    ......
    La historia de Leonardo,
    Mil gracias, me hiciste sonrojar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. No es fácil porque hemos perdido gran parte de nuestra capacidad de empatía y solidaridad; pero deberíamos volver a recuperarla aún a pesar de las cicatrices.

    Gracias por compartir sabiduría:)

    dos abrazos

    ResponderEliminar
  35. Esta sabiduría, Marí Luz, la tomé prestada.
    Tienes razón, lo que "es" no se corresponde con lo que "debería ser"
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias