domingo, 27 de noviembre de 2011

Paul


Me llamo Paul. Llevo una vida tranquila. Trabajo en el Centro de Investigaciones San Fernando. Gané mi puesto por méritos propios. Con apenas tres años ya sabía hacer sumas y restas sencillas, abrir y cerrar puertas girando el pomo o la llave, conectar y desconectar una alarma…
-¡Es muy inteligente!- suelen decir de mí.
Estoy rodeado de un equipo muy bueno que me aprecia y al que aprecio. Soy parte importante en muchas de las pruebas que aquí se llevan a cabo. Como digo, mi vida transcurre feliz y sosegada, pero… Siempre hay un pero.
- ¿Por qué tengo que dormir sobre paja dentro de una jaula, bajo el cartel de “PRIMATE Nº3”, en lugar de en una habitación con una cama, como el resto del equipo?

41 comentarios:

  1. Hoy un microrrelato, la mar de "micro". Espero robaros una sonrisa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Todos alguna vez en nuestra vida hemos sido ratón de laboratorio, la medicina muchas veces experimenta en nosotros y afe que yo lo he sido, por lo demás yo duermo en una nube.

    Me ha gustado mucho tu relato

    Un beso,

    ResponderEliminar
  3. Mirando las noticias, y al paso que vamos, un día de estos se va a invertir la historia; el cartel dirá HOMBRE Nº2, (Humano quedaría descolocado)
    Besos Mon, muy bueno.
    Se te quiere por acá.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena reflexión. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  5. Bonito microrrelato, Montse, gracias por compartirlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Jaja, Saudades, pues eso de dormir en una nube no está mal. No te quejarás de que esté dura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Vivian,
    Pues sí, no me extrañaría pero que nada de nada. Espero no llegar a verlo.
    Sé que me quieres, gracias, amiga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Rampy, gracias.
    Un saludo
    --------
    Tracy,
    jaja, e ahí el dilema...
    Un abrazo
    ------
    María,
    mil gracias, amiga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Muy pronto se lo dirán, no son tan buenos.

    ResponderEliminar
  10. Ignacio, espero que lo hagan con suavidad. Paul es un buen chico.
    jaja
    Un saludo y bienvenido.
    ;)

    ResponderEliminar
  11. El primer trabajo de mi vida fue hacer quesos. Algo maravilloso y que me encanta. El segundo fue sacarle sangre del corazón a cobayas para hacer el análisis de la brucelosis a vacas, cabras y ovejas. De 15 se me morían 10 la primera vez. Luego no se morían ninguna. Pero no sé que sería peor, porque las supervivientes iban al zoo de Jerez para que se las comieran las serpientes y las rapaces. Vivas.
    Aún no me he repuesto del trauma.

    ResponderEliminar
  12. Me hace recordar una película de la década de los 70 “El planeta de los simios” donde ellos eran los inteligentes del planeta y nosotros los dominados, cazados y encerrados en jaulas para posteriores experimentos… La paranoia de los hombres sigue aun en pie, va para ti un saludo enla distancia amiga, Rodisi

    ResponderEliminar
  13. ¡Estupendo! El final es inesperado e ingenioso.
    Un besico

    ResponderEliminar
  14. Alfonso,
    para las personas sensibles, y tú lo eres, es un trabajo totalmente indeseable. Imagino lo que tuviste que pasar.
    Gracias a Dios ahora tienes uno mucho más atractivo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Rodisi,
    Es cierto Rodisi, y también a "rebelión en la granja" de George Orwel, en donde también los animales se humanizan, o mejor dicho deshumanizan.
    Quizás algún día acabemos así.
    Un abrazo
    -------
    Gracias, Rosa.
    Me alegro de que lo hayas disfrutado.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. ¡Que ternura la tuya! ¡Que sensibilidad reflejas en este micro relato!

    Ahora te envío un abrazo.

    Mercedes.

    ResponderEliminar
  17. Ya conoces Mercedes, y tú mejor que nadie, mi vena de niña.
    jaja
    Gracias. Me lees con muy buenos ojos.
    Un abrazo a tí también

    ResponderEliminar
  18. Tiene toda la razón.
    Ya basta de discriminación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Jaja, Toro, aquí en nuestra España, esa tan abierta y generosa, seguro que sus recriminaciones encuentran consuelo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Javier tenia que hacer un microrelato para el Cole la semana pasada. La próxima vez le diré que te visite. Besos.

    ResponderEliminar
  21. ainsss Montse.. a mi una sonrisa no, que me ha dado pena y todo :-((

    Besotesss!!!!

    ResponderEliminar
  22. Jaja, Alma, si es que eres muuu buena gente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Eres genial! Por eso vengo a dejarte un besazo!
    Otro para Paul!

    ResponderEliminar
  24. Amig@; una buenísima apreciación, y muy graciosa, por cierto.
    No cabe duda:
    Existen ciudadanos de primera y de segunda, y los de segunda por mucho que superen a los de primera, siempre se les dará un empujoncito, para que no salgan de ahí.
    Triste vida, amiguina. Pero ¿quién dijo que siempre será así?
    Un beso, y un abrazote.

    ResponderEliminar
  25. Gracias Latris,
    recibidos esos dos besotes.
    Un abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  26. Celia,
    para buenas apreciaciones las tuyas. Es cierto, además sucede desde que nacemos, que existen personas que nacen con estrella y otros que nacen estrellados.
    ¿Injusto?
    Un poco. Y admás hacemos poco por cambiarlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Hola, Montse:
    Llego a través del blog THC. Pedí poder ver cómo pintabas. Y mi curiosidad fue amablemente saciada...
    Buscando cómo pintabas he descubierto cómo escribes... Y, ¡qué sorpresa! Me ha gustado mucho. Mucho.
    Relato brevísimo. Muy claro. Muy limpio. De una profundidad y renuncia rabiosas. Y de una belleza sencilla. Elegante por lo sencilla. Corrosiva incluso. De las que te entran por los ojos y se duermen al calor del rincón donde nos duelen las cosas. Donde nos fustigan. Donde nos despiertan.
    La sorpresa final es la clave. Pero, claro..., eso no es ninguna sorpresa. : ) Las sorpresas son siempre la clave de algo. Y tú has sabido plasmarlo en un puñadito de dignas palabras que son todo un alegato de Vida.
    Enhorabuena! De verdad.
    Ahora..., seguiré buscando a ver cómo pintas. Jeje.
    Y volveré. Seguro que volveré. :)

    ResponderEliminar
  28. Gracias por todo Bea. Te he dejado un comentario en tu blog agradeciendo cada uno de tus piropos, pero quería dejar también un agradecimiento en forma de palabras en este apartado de comentarios.
    Eres un encanto, y eso se nota.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Hija mía, así de larga:

    :)))))))))))))))))))))))))))))

    ResponderEliminar
  30. Me llamo Adam. Vengo de parte del Sindicato de primates.
    ¿Me indica dónde está nuestro afiliado Paul, por favor?

    ResponderEliminar
  31. Ni por un momento pensé en ese estupendo final que me hizo recordar a alguien muy cercano que trabajaba en psicología experimental...aunque también puede ser una metáfora de los tiempos que corren.
    Realmente me ha gustado mucho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Ana,
    ¡cuánto me alegro!!
    Un abrazo
    ----------
    Juanra,
    jaja, pues no te creas, no estamos tan lejos de situaciones así.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Oteaba,
    Me alegro de que te haya gustado. Un micro sin final inesperado, es menos micro, jaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Jaja, me engañeste del todo.
    Me encantó.
    Abrazos
    Teresa

    ResponderEliminar
  35. Teresa, Jeje, es que un micro sin final inesperado no está completo.
    Me alegro de que te gustara.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Montse, permite que no sonría. Es magnífico y brutal el relato. Es una auténtica bofetada al 'homo sapiens'. Te felicito

    Ahora sí te sonrío y te abrazo

    ResponderEliminar
  37. Gracias, Mariluz.
    Hay tantas clases de sonrisas...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Partidario soy del sacrificio animal en nuestra redundancia.
    ¿Hasta donde se estira tamaña aseveración?
    Hasta donde sea posible.
    Sin embargo nunca se me ha visto y si no cambio se me verá. en una plaza de toros o en semejantes eventos, ya sean con reses o cualquiera otra raza.
    Un saludo de buenas noches. :)

    ResponderEliminar
  39. Es cierto Rafa, que el sacrificio animal con causa justificada tiene que existir. Muchos logros han dependido de ellos, pero como tú, estoy en contra de toros y caza por placer. Más de un disgusto me ha costado el tema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias