lunes, 8 de febrero de 2010

¡Dolor!


Después de una mala caída pasé casi cuatro meses que no se los deseo a nadie...

Hoy aún tengo secuelas.

En cuanto fui capaz descentrarme del dolor, y centrarme en otras cosas, describí por escrito mi extraña experiencia cuando estaba inconsciente...

Mi amigo Carlos hoy me lo recordó, con una experiencia similar y, he decidido compartirlo con vosotros.

¡Dolor!

Ahora voy pero ya no voy. En un momento mi camino ha dejado de serlo…
Di el paso pero se trunco. ¿Que fue lo que paso?
En décimas de segundo todo ha cambiado.
Veo, siento mi pierna deslizarse por el mármol. Noto su frió en mi piel, la otra, por detrás, también pierde el control … ¡Dolor!.
¡Dolor!
¡Dolor desgarrador!
Quiero chillar, pero no puedo.
Intento moverme, asimilar lo qué ha pasado, lo que está pasando pero… ¡Me voy!
Empiezo a alejarme, involuntariamente, despacio, todo desaparece… ¡Me alejo más y más…! Dejo de sentir…y de repente empieza a asomar allá al fondo, una tímida luz.

Ahora estoy volando. Hay sol, flores, árboles,… No hace frió ni calor. Me invaden mil sensaciones agradables. ¡Todo es tan perfecto aquí…!
Cada uno de mis sentidos disfruta el momento.
Gente que va y que viene. Me sonríen. Veo a esos amigos que hace años que no he visto. Algunos ni siquiera sé quienes son, pero hablo con ellos.
Voy con unos y con otros. Paso de familia a amigos, de amigos a familia, del antes al ahora, incluso veo a los que ya no están.
No puedo parar, hay tanto que hacer…
Es tan agradable… Me siento feliz. Totalmente feliz.
Pero…escucho mi nombre. Alguien me esta llamando. Repiten mi nombre una y otra vez.
Dudo.
¿Tengo que acudir a esta llamada?
¿Respondo?
Aquí estoy bien. ¡Soy feliz!
¡No!
¡No quiero irme! Dejadme!. ¡Quiero quedarme!

Oscuridad!
¡Dolor!.
¡Dolor desgarrador!
! Quiero escapar de nuevo!
Se que ya no hay salida, aunque mi mente lo intente, aunque cierre los ojos para no ver lo que hay a mi alrededor…
Es tarde...

Ya solo queda el dolor.
¡Dolor desgarrador!
- Montse-( Marzo 2oo7)

37 comentarios:

  1. Me has recordado el pequeño esquince de tobillo que me hice hace cuestión de cuatro veranos o asi.

    No quiero acordarme

    (¡los dioses nos libren de estas calamidades...!)

    :)

    BESOS...!

    ResponderEliminar
  2. Uff Corne,
    ojalá hubiera sido un esguince, de eso he tenido también y te aseguro que no es lo mismo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Montse.
    He tenido experiencias similares.Es maravilloso vivirlas y triste el regreso al Planeta oscuro.
    Mira... mi amiga Geli, un día antes de fallecer (estaba enferma), me dijo:
    "Esta noche visité un lugar con mucha Luz, todo era felicidad, y allí me llamaban por mi nombre. A unos les conocía y a otros no".
    Y ¿sabes lo mejor?me dijo:
    "Puedo viajar sin billete. Me esplazo sin alas y sin nada más que mi pensamiento...".
    Es nuestra hermosa Realidad.
    Besos, con dulce de esperanza.

    ResponderEliminar
  4. Que gusto leerte.. los recuerdos de momentos similares me vinieron al leerte..

    Un beso querida amiga siempre con mucho cariño respeto y admiración..


    Un abrazo
    Saludos fraternos...

    ResponderEliminar
  5. Buff. Montse!! lo tuviste que pasar fatal...
    Bueno.. ya pasó, aunque entiendo que aún lo recuerdes...

    Un besote!

    ResponderEliminar
  6. ¿Llegaste a desmayarte de dolor?, caramba..., sí tuvo que ser intenso Montse. Te he leído que no fuiste al médico. Mal hecho: esa flebitis podría haber derivado en algo muy serio, que no vuelva a ocurrir...

    El dolor más intenso que yo he sentido fue durante una competición de kárate, el Villa de Madrid, hace..., bufff..., muchos años. Un par de días antes, en un entrenamiento, me rompí la muñeca, y aún así salí a competir, evidentemente con resultados desastrosos, pues al primer golpe caí redondo al suelo, sin respiración, con la sensación de una descarga eléctrica que me recorría el brazo hasta el hombro y lo dejaba sin fuerzas. Más que luz, yo vi estrellas, miles de ellas...

    Un beso. ;-)

    PD. Te he dejado una disculpa en mi blog. Creo que no te gustó mi respuesta a tu comentario. Siento haber sido tan torpe.

    ResponderEliminar
  7. Celia,
    es curioso, tu amiga lo describía de la misma forma que yo lo sentí.
    Es algo maravilloso, pero a la vez extraño.
    ¿Dónde estará ese lugar?
    El alma a veces vuela más allá del cuerpo, mucho, mucho más allá...
    Un abrazo y gracias por compartir

    ResponderEliminar
  8. Adolfo,
    gracias por compartir tus minutos conmigo.
    Un gusto tenerte por aquí.
    Abrazos
    -------
    Alma,
    Sí, lo pasé regular, conducía con un cojín debajo, la pierna se me hinchó al doble de lo normal, era un dolor tan intenso que lo tengo grabado muy, muy dentro...
    Pero sí, ya pasó.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Tremendoo...!!!

    Yo se que es cruzar esa línea... con un niño en el vientre que le urgía salir y ningun médco dispuesto a escuchrme... cuando me desmayé saltaron las alarmas, su corazoncito no latía y yo me desangraba... pero entoces... volvimos y nací el mismo día que él...después e haber quedado muerto.
    Parece irreal...ojalá lo fera, porque jamás se olvidará nada de aquello...

    Hoy es un campeón, como bien lo demostró al nacer.

    Saludos, siempre esencia.

    ResponderEliminar
  10. Carlos,
    He tenido tres hijos, y sin epidural, y el dolor del parto no tiene comparación con aquello.
    Pero lo más curioso fue la experiencia extrasensorial, ¿Viaje astral? ¿El más allá?
    No sé, pero fue algo tan, tan extraño...
    Y de lo te tu blog, jaja, te iba a seguir el juego y decirte que después me desmayé, pero pensé que nos lo tacharían de contenido inapropiado ;)
    NO ME MOLESTA EN ABSOLUTO.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Esencia,
    Esa línea, esté en donde esté, deja marca, huella, recuerdos...
    Es un estado tan placentero dentro del más duro dolor que cuesta volver a cruzarla.
    Uff, veo que hay más gente que me entiende.
    Me alegro de que tu campeón hoy esté contigo.
    Un besote a los dos

    ResponderEliminar
  12. No quiero ni decirlo, pero a día de hoy no me he roto nada...Y espero que así siga...

    UN besazo preciosa.

    ResponderEliminar
  13. Paso a echar un ratito de lectura en tu espacio, y como siempre me voy encantado. No podía ser de otra manera.

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  14. Ana,
    Pues ¡suerte! y sigue entera.
    ;)
    Besos
    --------
    Antonio,
    Gracias por tus siempre amables palabras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Qué amiga ¡no me digas que volviste del más allá! hmmm? porque eso parece tu entrada de hoy, felizmente ya todo pasó y estas con nosotros tus amigos de hoy. Un besote. Me imagino que eso te cambió la vida ¿no?

    ResponderEliminar
  16. El año pasado estuve 7 meses de rehabilitación y me vi obligada abandonar mi trabajo, pasé noches enteras sin dormir aguantando un dolor insoportable, pero según dicen dios aprieta pero no ahoga, a pesar de haberme quedado secuelas hoy, ya puedo dormir a pierna suelta y el dolor ha cesado.
    :-) Un besito

    ResponderEliminar
  17. El Drac,
    La vida no cambió más que lo que cambia convivir con el dolor por una temporada, y de lo de mi vuelta del más allá, no sé si podría llamarlo así, o simplemente una visita a una dimensión distinta...
    Un abrazo
    --------
    Darilea,
    Me alegro de tu recuperación.
    Como tú bien dices, Dios aprieta, pero nuestro caso no ahogó.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. anda anda que yo llevo unos días... de los cuarenta para arriba no te mojes la barriga :(

    ResponderEliminar
  19. Mi experiencia con el dolor, ese que es de verdad, fue de quedar anclado a madre tierra, de enterarme de todo, de darme de todo, hasta: “Ya no puedo ponerle nada más, esta al máximo, puedo reventar su corazón, tiene que pasarlo, sea fuerte”, ó mientras transitaba por el hospital, una compañera de Mj me decía: “He tenido 5 hijos y 2 cólicos al riñón, prefiero dar a luz”, esto último son ánimos, claro, que, aun no se explican, como pude dar una vuelta completa en boxes a la cama, si esta está pegada contra la pared y en ningún caso la pise o salte o pase por debajo… yo, querida amiga, sentía dolor y flipaba, como para acordarme. (Marzo-2000)

    ResponderEliminar
  20. Impresionante testimonio, texto desgarrador e impactante. El dolor abruma, bloquea la mente, impide soñar. Pero tú, con este mensaje, demuestras de lo que es capaz el ser humano para sobreponserse al trallazo del dolor. Consigues sacar, del fondo de tí, las fuerzas que te permiten volar, sentirte libre, disfrutar con el viento, clamar por tu libertad.... Impresionante. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  21. rlfox,
    Tan inexplicable como mi vuelo por ese paraíso, cuando realmente estaba tirada en la cama.
    ¿Qué más nos quedará por descubrir?
    Un abrazo
    ------------
    Fernando,
    Es una experiencia única. Lo tenía todo tan claro que parecía real, y en serio y preocupada te digo que me costó volver al "mundo del dolor".
    Explicación... Ninguna, salvo la de haber traspasado la barrera de la realidad.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Alfonso, jaja
    Tú ni caso.
    Mójatela, pero sin sobresaltos.
    ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Pues como bien dices, no me gustaría tener que pasar jamás por esa experiencia pese a que los momentos de onírica inconsciencia fueran tan agradables (esto es muy común en los relatos que he leído al respecto)
    Un texto impactante que me ha acercado a la dureza de lo que debe ser sentir un dolor tan intenso.
    Un abrazo y que se borre hasta la más leve secuela.

    ResponderEliminar
  24. JUANRA,
    ¡Cuanto tiempo!
    Me alegro de tu vuelta.
    Sí, ese estado de inconsciencia o consciencia engañosa, es una experiencia única. Lo malo es volver a la realidad del dolor.
    Pero a Dios gracias aunque quedó alguna secuela, ya pasó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Experiencia sublime entre dos tiempos. Cada uno estira y al final uno puede.
    ¿Tendrías aun cosas por rematar?
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  26. Me recordaste una
    experiencia parecida,
    has sabido poner muy
    bien en palabras
    ese dolor padecido.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Tan poco y tan mucho como el traspasar la barrera de la realidad...

    Un beso Montse!!!
    María Laura

    ResponderEliminar
  28. José Ignacio,
    O personas a las que no podía abandonar...
    Quizás.
    Un abrazo
    -------
    Marísa,
    ¿Tú también?
    Uff, aunque no te lo creas, consuela.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. María Laura,
    Cierto amiga, la traspasé inconsciente, pero conscientemente...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Te firmo con retraso, pero lo leí y no tuve tiempo para comentar :S
    ¡¿Qué te pasó?!
    Lo importante es que ahora estés bien, y es otra experiencia que recordar...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  31. Cris,
    Una pierna se fue completamente alante y otra completamente atrás...
    Algo en medio se rompió y no recuerdo más.
    No sé como pude llegar a la cama :(
    Fue horroroso.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Personas a las que no podías abandonar, seguro.
    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  33. ´José Ignacio,
    SEguro, amigo, yo también lo creo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Entre teclas negro cordobán, me deje sin contestarte un: “vivir más y poderlo contar”
    Salu2

    ResponderEliminar
  35. Mis teclas también son negras...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. yo prefiero no contarte nada porque me pondria a pensar y caería enfermo.
    Pero si es verdad que cuando la vida te da limones es mejor hacer limonadas. Asi que ánimo y e intenta olvidarte de ese mal trago que lo único que podría traerte son malos recuerdos. Un beso.

    ResponderEliminar
  37. Miguel Angel,
    Pues no te creas, ese estado de incosciencia consciente, lo recuerdo con una sensación agridulce bastante difícil de describir...
    Gracias por tu visita
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias