viernes, 10 de abril de 2009

El Costalero






El Costalero
(Poesía reeditada)

Costalero sudando tu sangre, tirado en el suelo,
Debajo del paso, y encima…Tu carga.
Pequeño descanso, parada certera,
Duro camino de Saeta y… llanto.

Pides a gritos un trago de agua, alguien se acerca y,
Te pasan la vida, te mojas la cara.
A la par deseas cargar con tu cruz,
Lo antes posible, y seguir el camino… hasta el alba.

Cuerpo dolorido y alma apenada,
Piña bajo el palio, sudor, fuerza y lágrimas,
Sensación de alegrías y penas mezcladas,
Todos hoy sois uno y …¿mañana?

Tambores de nuevo, música de marcha,
Todo preparado, otra vez la calma,
Velas encendidas, voces acalladas...
¡Vamos!, ¡Valientes!, ¡Alzadla!

Costalero sudando tu sangre, carga ya tu carga,
¡De vuelta a carrera!, ¡a dar la cara!
La imagen arriba y, bajo las andas,
Ya de nuevo… ¡ todos bailan!



25 comentarios:

  1. Simplemente precioso y conmovedor.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Huy...! procesión divina...que bonitas son las de los jueves por la noche....
    Un beso y feliz semana Santa...
    mj

    ResponderEliminar
  3. Hola Montse.
    Sobre las procesiones, tengo algo escrito el pasado año.
    Mira... Nunca entendí eso de dar codazos a diestra y siniestra, para llegar al Padre o la Madre.
    Creo que ellos desearían mucho más menos fervor, y mucho más amor de los unos con los otros. Sin gritos, ni miradas amargas, de hijos con hijos.
    ¡Ay de mí!. Otra vez me estoy metiendo en donde nadie me llama.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  4. querida amiga aunque alguien piense que estoy loco, no me gusta la semana santa, pero tu poesía me encantó
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Senovilla,
    Gracias amigo,
    En su día salió de muy dentro y... eso ayuda.
    Un abrazo
    ---------
    M.José,
    Efectivamente, me gusta la procesión del jueves santo, aunque este año dejara mucho que desear...
    Algún día tengo que ir a Murcia ...
    Besos amiga

    ResponderEliminar
  6. Celia, Santiago,
    Yo tampoco entendía la parafernalia y el espectáculo de la Semana Santa andaluza, y menos viniendo de la austeridad castellana, pero con el tiempo comprendí que su "talante" va en la sangre, son todo menos "flemáticos" y les mana por cada poro de su piel, aunque es verdad que hay mucho de "folklore", pero lo bueno es quedarse con lo que se nota es verdad.
    Un besote a los dos

    ResponderEliminar
  7. Rampy,
    ¿cómo terminaste?
    yo empecé a recibir mensajes un 8 de abril, y acabé un 10 con los rezagados, jajaja
    creo que como este año nunca...
    espero que sea tb para tí un año para recordar...
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Siempre me ha gustado ver los pies de los costaleros al andar, que todo esté en silencio y oir sus sonidos...

    La semana santa en córdoba, increíble, ya sabes que a mi mi tierra me tira mucho jajajajaja.

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  9. Miry,
    si, lo se, nada más ver lo perdida que estás... buena señal.
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Me imagino lo que deben sufrir los costaleros con los pasos a hombros, siempre mucho menos que lo que sufrió EL llevando su cruz. Muy emotivo el poema. Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Ligia,
    y la cara de alegría que llevan bajo el peso del paso y, cómo lloran cuando no pueden salir por el mal tiempo...
    Me hace pensar en que no todo es folklore...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Preciosa Montse. Muy emotiva. Creo que reflejas perfectamente lo que se debe sentir debajo de una imagen en estas fechas, cuando la fe de cada uno hace que una pesada carga sea motivo de gozo.

    Un beso. ;-)

    PD. Oye, y esa foto no está nada mal, jejeje...

    ResponderEliminar
  13. Carlos,
    Gracias y gracias, jeje.
    La poesía es del año pasado que ví de cerca como se preparan y lo que les cuesta y, me impresionó.
    La foto...
    jaja, por supuesto en automático. Es de lo poco bueno que he logrado sacar estos días.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué fotos, Montse! ¡Qué maravilla de entrada!

    ResponderEliminar
  15. Estremecedor Montse. Un hermoso homenaje a los costaleros.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Rosa, Toñi,
    Gracias a las dos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Precioso, original y emocionante. Me encanta cómo lo has dicho. Todo es una belleza. Enhorabuena, amiga.
    Un beso fuerte y Felices Pascuas,

    ResponderEliminar
  18. Volví de mis mini-vacaciones...!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Montse!
    Leo los versos y son realmente buenos, como una obra teatral repetida que aunque la veas varias veces la vuelves a sentir. Eso son los versos, y pasando a la Semana Santa… ¡No me gusta nada! No entiendo muchas cosas, (ni me interesa entenderlas) pero respeto las creencias de los demás. (No te hablo a ti, lo digo como un pensamiento jajaja, pa que no creas que se me volaron los pajaritos porque al leerlo eso parece)
    Si no viera la imagen, hasta podría decir que esos versos están destinados a la “vida”.
    Un besote
    Muy buenos los colores de la imagen, acorde a la poesía.

    ResponderEliminar
  20. Vivian,
    Te contestaré más despacio, pero sólo mira dos minutos el video de la entrada antigua.
    Aquí las procesiones son distintas, hay mucho folklore y parafernalias, pero también hay mucha fe...
    Ya te contaré.
    besos y feliz noche, jaja

    ResponderEliminar
  21. Bello y sentido ,felicidades por lograr ambas cosas.A.Dulac

    ResponderEliminar
  22. A.Dulac,
    Gracias y bienvenid@
    te devolveré la visita...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Debe ser emocionante llevar un poquito del peso de la cruz. ¡No sirve para nada!, dicen algunos, ¡es un absurdo!, y precisamente los que hablan son los que se pasan el día haciendo "nada".
    En la madugada de Viernes Santo los cofrades de la procesión de la mañana acudían a las 6 a iniciar su trayecto entre los gritos e insultos de los alcohólicos que participaban en "el entierro de Genarín". No era lo mismo evidentemente, de hecho terminó con navajazos, afortunadamente entre ellos.
    Un beso
    María Jesús

    ResponderEliminar
  24. Pues M. Jesús, no sé si debería, pero esos navajazos me alegran...
    Y no me avergüenzo de admitirlo.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias