viernes, 16 de octubre de 2009

Al final del Arco Iris





(Desvaríos en voz alta, ante unas fotos que encontré por casualidad en el PC)

De pequeña, uno de mis cuentos preferidos era el de “El tesoro al final del Arco Iris”, en el que una familia "de patos", se reunen con la finalidad de emprender una interesante aventura cruzando valles y montañas y enfrentándose a los más increíbles peligros, para tratar de encontrar el punto exacto en el que muere el Arco Iris, en donde se suponía había enterrado un tesoro.
Entonces me atraían las peripecias a las que los distintos personajes se enfrentaban, el ingenio que utilizaban para resolver los problemas, como a cada paso las trabas a su avance se multiplicaban y… No alcanzaba a ver más allá. Yo era entonces tan sólo una niña…

Hoy, ya adulta, voy más lejos y, al recordar aquel libro, pienso en que aquella familia se unió bajo el pretexto de la búsqueda del tesoro. De este modo convivían, actuaba en grupo, se ayudaban los unos a los otros y me doy cuenta de cómo, si alguno de los miembros desfallecía tenía siempre lista una mano amiga para ayudarle a seguir…
Ahora, cada vez que veo el Arco Iris, el cuento vuelve a mi mente, y con la lección aprendida me convenzo de que los humanos deberíamos emprender más acciones unidos. El trabajo en equipo es menos cansado y tiene más posibilidades de triunfo.
La familia de mi cuento encontró su tesoro, una olla repleta de monedas de oro, pero desde aquí, me atrevería a asegurar que el mejor tesoro fue REUNIRSE para la aventura.


37 comentarios:

  1. Pues es una reflexión muy buena. Cuando se trabaja en equipo para conseguir algo se hace con menos esfuerzo que si lo haces tu solo, y además el escuchar y conjugar diferentes posturas enriquece...Muy buena tu reflexión, y las fotos, preciosas.

    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  2. Ana,
    totalmente de acuerdo, por algo se dice de la unión nace la fuerza.
    Las fotos son más bonitas sin comprimir, pero pesan mucho y enlentecen.
    Un abrazo
    -------
    Xime
    Amo, los Arco Iris...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sos genial con tus escritos el final es deseable te sigo¿ me seguís???????????????
    besos

    ResponderEliminar
  4. Recomenzar,
    son solo divagaciones que pasan de la mente a la pantalla.
    Para "interesantes" con cierta dosis de pimienta los tuyos. No encuentro tus seguidores en tu blog :(
    De todos modos de vez en cuando me tropiezo contigo y sin poder evitarlo, me paseo un ratillo por tu mundo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Además, unidas, las personas somos más fuertes. Lo que hay que intentar es que la rutina no se coma nuestra motivación. Siempre tiene que permanecer latente esa idea de coger un día la mochila y salir a la aventura... y, de vez en cuando, también hacerlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. alexs,
    Rutina???
    Eso no entra en mi forma de ser, ni en la tuya tampoco, jeje. Hay tantas formas de tomar la mochila, o incluso sin tomarla, como yo el día de Murcia, y salir a buscar esa aventura que de sentido a la vida, al día, al momento...

    Reconoces el sitio en el que "me topé" con ese arco Iris??
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. "La familia de mi cuento encontró su tesoro"


    Hoy en día encontrar un tesoro, es como vivir, sin el viento en contra...

    Saludos y un besazo

    ResponderEliminar
  8. Hiperión,
    Simplemente viviendo, ya nos podemos considerar afortunados cada día.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Definitivamente unidos podemos hacer mucho o todo.. Pero encontrarse con nosotros mismos, nuestras familias.. es lo máximo..

    Me gusto tu post..

    Bella reflexión..

    Un abrazo
    Saludos fraternos

    Que tengas un buen fin de semana..

    ResponderEliminar
  10. Adolfo,
    Gracias de nuevo por tus palabras por tu tiempo, por tu amistad...

    También te deseo a tí un feliz foin de semana.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Qué hermosa reflexión. Lástima que a mí no me sirva para nada. En mi familia si estamos unidos, desde luego, pero tengo que reconocer que no sé trabajar en equipo. Nunca he sabido. Soy una trabajadora en solitario. Mi experiencia en trabajos en equipo en la Universidad es que siempre lo he terminado haciendo yo y firmando todos. En otros campos, sin querer, tomo las riendas, y hago el trabajo más rápido que nadie, hala, a la porra, soy una
    mandona en el trabajo, lo quiero hacer yo sola, sin ayuda. Soy tonta, ya ves. Mi asignatura pendiente es aprender a delegar.

    ResponderEliminar
  12. jaja, Rosa, a eso se le llama ser autosuficiente.
    Yo en cambio prefiero estar arropada, me apoyo en los demás y me gusta que se apoyen en mí, sin tomarme el pelo, como tú dices, porque soy de las que trabajo para poder firmar a toda honra.
    Lo mejor es que lo reconoces, eso ya es un punto a tu favor.
    ¿No será que nunca encontraste un equipo a tu altura?
    Un besazo y gracias por tus "confidencias"

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente mi amiga..la fuerza del grupo potencia al individuo, si es familiar se acrecienta.
    Interesante tu post y la reflexión que nos brindas.

    Cálido abrazo

    ResponderEliminar
  14. verdaderamente el trabajo en equipo multiplica éxitos y enriquece......el problema que encuentro yo es que la envidia es uno de los pecados capitales.......
    no es que esté pesimista.....simplemente..realista.....
    bss. Angie.

    ResponderEliminar
  15. Estoy totalmente de acuerdo en que lo más gratificante es el esfuerzo común, pero no me puedo sustraer a las fotos de más abajo, de tu niña y el perrillo, es k tenemos el alma y el corazón divididos.

    ResponderEliminar
  16. Muy buena reflexion
    ¿sabes? dicen por alli que el verdadero tesoro esta dentro de nosotros = felicidad

    que tengas buen fin de semana, como siempre es un placer leerte

    abrazos

    raquel

    ResponderEliminar
  17. Paco,
    Creo que el trabajo, o simplemente "la aventura" en equipo, crean lazos que de otra forma no existirían.
    Un abrazo
    -------
    Angie,
    Te entiendo ;) pero, siempre ha habido castañas con gusano camufladas entre las sanas.
    Un besote

    ResponderEliminar
  18. Pedro,
    nuestro corazón es lo suficientemente grande como para abarcar varios frentes a la vez...
    Un abrazo
    -------
    Raquel,
    Gracias por añadir algo que es completamente cierto, el mayor tesoro, ser felices.
    Un besote

    ResponderEliminar
  19. Estoy de acuerdo.. el mejor tesoro es reunirse para la aventura....
    Me ha gustado mucho esta entrada Montse.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  20. Gracias Alma,
    sabes que me van las reflexiones.
    Un besote

    ResponderEliminar
  21. El unirse para un fín
    común y positivo, siempre
    beneficia al ser humano,
    individualmente, algunas
    tareas serían muy
    trabajosas por no decir
    imposibles.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Marisa,
    o también lo creo, sin olvidarnos de las amistades que de esta manera se pueden llegar a hacer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Feliz fin de semana, querida Montse.

    Besos...!

    ResponderEliminar
  24. Te ha quedado un post muy bonito, pero más bonito ha sido tener la suerte de haberte conocido, aunque sea por este medio.
    Un rampybeso

    ResponderEliminar
  25. Gracias Rampy, lo mismo te digo, yo creo que este medio es una forma distinta, pero no por ello menos IMPORTANTE de hacer amigos.
    ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Yo de niño leía un tebeo de un gato que se llama Pumby, que tenía una novia que se llamaba Blanquita, y que se montaron en un Arco Iris, para llegar al final, que era el maravilloso país de la quinta dimensión, algo que con mi corta edad ni entendía, pero que me gustaba con tantas flores.
    Hoy el arco iris ha unido a muchas personas para luchar por el bien de la gente, como pueden ser los colectivos ecologistas o los colectivos LGTB.
    Lo bonito del arco iris, es que los colores no son únicos y son entremezclan unos con otros.
    Si los pintamos en un disco de Newton y lo giramos, veríamos que todo es un mismo color.
    Buena lección para aprender. Por cierto, que como me escribiste en mi blog, que yo creo en Dios, soy cristiano, muy creyente, otra cosa es que discrepe con la jerarquía de la Iglesia Católica porque me parece que el camino que llevan no es el mismo que el del Evangelio. Pues eso. Buen domingo y me ha gustado mucho la entrada, que me ha recordado a mi Pumby :)

    ResponderEliminar
  27. Alfonso,
    recuerdo a Pumby , no recordaba a Blanquita,pero sí me acuerdo pedirle a mis padres comopremio de las buenas notas "el Pumby" o el TBO.
    Me has hecho recordar algú otro retazo rezagado.
    ;)
    Gracias Alfonso, y yo soy tolerante , como me gusta que sean conmigo, ya ves, los colores del arco iris se mezclan, no se oponen.
    UN BESOTE

    ResponderEliminar
  28. Parece una obviedad, pero qué dificil resulta a veces aplicar ese consejo tan sensato y convincente que defiendes. Basta una mano amiga, una mano fuerte a nuestro lado, una palabra sincera, una voluntad explicita de apoyar y comprender para superar los escollos que tantas veces nos depara la vida. Asociar ese hecho al arcoiris es una metáfora bellisima, que demuestra tu talento y tu sensibilidad.

    ResponderEliminar
  29. Fernando, amigo, mil gracias por tus palabras, siempre acabas sacándome los colores ( aunque eso es fácil, jeje )
    Para mí, la mano amiga es algo fundamental en cualquier empresa, sea esta de la índole que sea, que yo emprenda.
    LA COMPAÑÍA ME DA SEGURIDAD.
    La metáfora del Arco Iris, simplemente tomó forma al encontrar esas fotos...
    Cosas de la mente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. El arcoiris tiene para miles de cuentos, verdad?

    Y qué felices nos ponemos cuando tenemos la suerte de ver uno. No os pasa? Es cómo, si verlo, fuera como el objetivo de tu cuento Montse, encontrar el tesoro.

    Encontrarte con un arcoiris es llegar al tesoro.

    Las fotos están muy bien porque es muy dificil captar el arcoiris.

    Yo tengo una foto en las cataratas de Iguazu, con un pequeño arcoiris y cada vez que la veoooo, aiiiis, que maravilla...

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Shedir,
    si, a mí también me pasa, me da una alegría... Tengo otras con el Arco Iris entre palmeras que guardo para otra entrada, esas son incluso mejores.
    Un besote

    ResponderEliminar
  32. Una reflexión preciosa. Me ha recordado el espíritu que vivi el sábado en la manifestación, la mayoría de los que estábamos allí éramos familias normales, jóvenes y también algún mayor un poco asustado con tanta gente pero disfrutando.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Me quedé con unas ganas tremendas de ir, pero no pudo ser. Mi hermano sí estuvo con sus 4 hijos.
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Que preciosas imagenes y que interesante tus palabras yo tb recuerdo esos cuentos y tb como dices sostengo que tener una familia es el mejor de los tesoros.
    un abrazo y felicitaciones por tu reflexion.

    ResponderEliminar
  35. Monica, Gracias,
    Son cosas que quedan grabadas en la mente y un día sin avisar aparecen y nos hacen reflexionar...
    Un besote

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias