viernes, 16 de mayo de 2008

3 Barcos de Vela

Sucedió este invierno.

Poco podía yo imaginar que minutos después de decidirme a pasar la mañana pintando en un viejo apartamento que he tomado este invierno por asalto, para que me sirva de estudio de pintura , cosa que me llena de alegría… Iba a resultar como resultó…

Un mal paso en el recién fregado pasillo de mi casa, cuando me disponía a salir, hizo que diera con mis huesos en el suelo y mi mano en la pared.

Entre mi vista nublada y la sensación de fragilidad generalizada, un dolor indescriptible en mi dedo meñique de la mano derecha me hizo comprender que algo no iba bien …

Logré llegar a la cama y recostarme, no hay herida, no hay sangre… sólo dolor.

En cuanto me repongo de las nauseas y soy capaz de tomar un Ibuprofeno y untarme un poco de pomada en mi dolorido dedo, pienso entre contenidas lágrimas:

Aquí no hago nada, ¡sigo con el plan! Y saliendo de la casa me encamino a mi destino…

Llego hasta el apartamento y en un grito agarro un lienzo en blanco, mis oleos y mis pinceles y empiezo a dar pinceladas sin ton ni son, entre lágrimas de dolor y niebla en mis ojos… colores oscuros, azules en su variada gama…


Poco a poco el calmante hace algo de efecto y veo mi obra… Es un mar, es un cielo… pintaré barcos… sigo sin orden, pincelada tras pincelada; un, dos, tres… barcos de vela aparecen en el escenario y sin darme cuenta ha pasado la mañana.

Mi dedo es ahora tres veces más grande que el resto de sus compañeros de mano y el dolor lejos de desaparecer parece que se hace más fuerte… Me iré a casa y allí pensaré que hacer…

Mi marido se asusta al ver el tamaño y el color que ha tomado esto pero me niego a ir al médico.

Pienso que mañana habrá mejorado…
Mañana llegará... mañana

4 comentarios:

  1. Si me das una sola buena razón, sólo una, para no ir al médico, (me vale con que tenga un mínimo de coherencia), prometo no ponerme pesado.

    Criatura, ¿y si tienes algo roto?.

    Yo hice una vez el burro con el trapezoide, (un hueso de la muñeca), roto y lo pagué caro.

    No seas cabezota y ve al médico.

    Un beso. ;-)

    PD. ¿La caída a qué se debió...?, jejeje..., ¿algún "achispamiento", quizás...?

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes, fue este invierno, ya casi tengo el dedo bien, las secuelas ( no lo puedo poner recto, ni doblarlo) no me impiden escribir o pintar, y este dedo no se usa para mucho más... LA CAIDA FUE A LAS 10 DE LA MAÑANA, SI A ESAS HORAS YA ESTOY ACHISPÁ... ¡MALO!. RESBALE CON EL SUELO MOJADO :D
    Aquí tienes el desenlace; era muy largo para un solo post.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. muy bueno tu blog, lindisimos tus barquitos,que te cures, un deseo desde bue, argentina

    ResponderEliminar
  4. Hola y bienvenido.
    El dedo está perfecto, y el cuadro colgado de una pared de aquel apartamento...
    Besos

    ResponderEliminar

Si quieres decirme algo, deja tu comentario aquí.
Gracias